Hugo de San Víctor

Hugo de San Víctor (Hugues de Saint-Victor)

 
(1096-1141) Filósofo y teólogo místico francés. Escribió notables obras, como Soliloquium, Didascalion y De sapientia animae Christi.
Ejemplos ?
Desde mediados del siglo XI, París se había convertido en el centro teológico y cultural mayor de Europa, con la presencia de grandes filósofos como Pedro Abelardo y Hugo de San Víctor y la realización de diversas escuelas que se unieron para crear, hacia el 1170, la Universidad de París.
También tuvo una gran influencia en el teórico y crítico Edward Said, quien citó este pasaje de Hugo de San Víctor en sus obras: Asimismo, marcó al pensador Iván Illich, que escribíó sobre él.
Desde mediados del siglo undécimo París se había convertido en el mayor centro teológico desarrollo y cultural de Europa a través de la presencia de grandes filósofos y pedagogos como Pedro Abelardo y Hugo de San Víctor, y el funcionamiento de varias escuelas, que se fusionaron para formar, en torno a 1170 la Universidad de París.
123l) Alejandro de Hales (m. 1245) Alberto Magno (m. ca. 1275) Hugo de San Víctor (m. 1140) Ricardo de San Víctor (m. 1173). En cambio, la teoría clásica que alcanzara el consenso general católico comienza con Guillermo de Auvernia (m.
Aún en la Edad Media, aunque se demuestra y se impone el creacionismo y se dan numerosas razones contra el traducianismo, muchos, por respeto a la duda agustiniana, no se atreven a condenar la doctrina: Hugo de San Víctor y Alejandro de Hales preparan el camino para la afirmación definitiva del creacionismo.
Los autores no-escolásticos más prominentes de la época fueron Anselmo de Canterbury, Pedro Damián, Bernardo de Claraval, y los miembros de la escuela de San Víctor o victorinos (grupo de filósofos y místicos de la agustina Abadía de San Víctor de París: Hugo de San Víctor, Ricardo de San Víctor y Walter de San Víctor).
Destaca Juan de Salisbury;:b) la escuela de San Víctor. Destaca Hugo de San Víctor. Período de apogeo (siglo XIII)::a) Aristotelismo cristiano: recuperación del pensamiento aristotélico.
En este cielo, ya beatos, se encuentran santo Tomás, Alberto Magno, Francesco Graziano, Pietro Lombardo, el rey Salomón, Dionisio Areopagita, Paulo Orosio, Boecio, Isidoro de Sevilla, Beda, Ricardo de San Víctor, Siger de Brabant, san Buenaventura, Illuminato da Rieti, san Agustín, Hugo de San Víctor, Pietro Mangiadore, Juan XXI, Nathan, Juan Crisóstomo, Anselmo de Canterbury, Elio Donato, Rabano Mauro y Joaquín de Fiore.
«¿Hay algo más bello que la luz que, aun no teniendo color en sí misma, sin embargo hace aparecer los colores de todas las cosas iluminándolas?». Hugo de San Víctor, Eruditio didascalica, XII.
El Orden de Grandmont no produjo autores literarios o eclesiásticos de importancia, aparte de algunas vidas como la del fundador, la única obra significativa que salió fue el tratado de Gérard Ithier De institutione novitiorum erróneamente atribuida a Hugo de San Víctor, de gran popularidad en la Edad Media.
Hugo de San Víctor C.R.S.A. (c. 1096-11 de febrero de 1141), nacido en Sajonia, fue un teólogo cristiano de la Edad Media. Se educó en la Orden de los Canónigos Regulares de San Agustín de Hamersleben, en Sajonia.
Mucho de lo expresado en la Unam Sanctam puede verse en los escritos de Bernardo de Claraval, Hugo de San Víctor y Tomás de Aquino.