Honoré de Balzac

Balzac, Honoré de

 
(1799-1850) Novelista francés. Fue un autor de extraordinaria fecundidad literaria. El fracaso de su primer drama, Cromwell (1820), motivó su dedicación a la novela. Las dos primeras fueron La heredera de Biraque (1822) y El vicario de las Ardenas (1822). Publicó Los chuanes (1829), una novela histórica. También La comedia humana, novela realista que evidencia una aguda penetración psicológica y una extraordinaria fuerza narrativa. En sus obras, los personajes y los ambientes se repiten; intenta explicar la naturaleza humana, la complejidad de la sociedad, la historia de las costumbres y las vidas privadas de sus protagonistas. Destacan, entre sus obras: Eugenia Grandet (1833), Papá Goriot (1835), El lirio del valle (1835), La solterona (1836), Las ilusiones perdidas (1837-43), Grandeza y decadencia de César Birotteau (1837), La prima Bette (1846), El primo Pons (1847).
Ejemplos ?
Se le llamó cravat, término posiblemente procedente de croata, de donde deriva corbata. El famoso escritor francés Honoré de Balzac incluso escribió un libro sobre el tema.
Sin embargo, en Francia trabó amistad con el filósofo Antoine Destutt, conde de Tracy, quien lo aproximó al pensamiento del politólogo liberal Benjamín Constant y de los escritores del realismo Honoré de Balzac y Stendhal.
La ciudad —capital de la Monarquía de Julio de Luis Felipe I— era el centro mundial de la cultura y muchos de los mayores artistas del mundo vivían allí: Victor Hugo, Honoré de Balzac y Heinrich Heine, entre los escritores.
Destacan figuras como: Honoré de Balzac, Stendhal, Gustave Flaubert, Guy de Maupassant, Émile Zola, Giovanni Verga, Giosuè Carducci, Charles Dickens, Alfred Tennyson, las hermanas Emily, Charlotte y Anne Brontë, George Eliot, Fiodor Dostoievski, Lev Tolstoi, Maksim Gorki, Mark Twain, Herman Melville, Henry James, Emily Dickinson, Joseph Conrad, Benito Pérez Galdós, Pedro Antonio de Alarcón, Marcelino Menéndez y Pelayo, Emilia Pardo Bazán, Leopoldo Alas (Clarín), Vicente Blasco Ibáñez, Ignacio Manuel Altamirano, José María Eça de Queirós, etc.
Nótese que los hermanos Grimm escribieron muchos cuentos que ya habían sido contados por Perrault, pero aun así, fueron tan importantes para este género literario, que André Jolles dijo al respecto: El fue pródigo en verdaderos maestros de la literatura: Nathaniel Hawthorne (1804-1864), Edgar Allan Poe (1809-1849), Henry Guy de Maupassant (1850-1893), Gustave Flaubert (1821-1880), Liev Nikoláievich Tolstói (1828-1910), Mary Shelley (1797-1851), Antón Chéjov (1860-1904), Machado de Assis (1839-1908), Arthur Conan Doyle (1859-1930), Honoré de Balzac (1799-1850), Henri Beyle "Stendhal" (1783-1842), José Maria Eça de Queirós (1845-1900) y Leopoldo Alas "Clarín" (1852-1901).
El principal precursor fue Honoré de Balzac (1799-1850) que, con obras como La Comedia Humana, impuso en la novela un fin moral y social.
Anjuman y sus compañeras estudiaban a escritores prohibidos como William Shakespeare, Honoré de Balzac, Fiódor Dostoevsky, Charles Dickens, León Tolstoy, James Joyce y Nabokov.
William Gladstone (1809-1898) le describió como "el líder popular más grande que el mundo ha visto". Honoré de Balzac (1799-1850) escribió que «Napoleón y O'Connell fueron los únicos grandes hombres que el siglo XIX ha visto.» Jean-Henri Merle D'Aubigne (1794-1872) escribió que «el único hombre comparable con Lutero en poder fue O'Connell».
La principal influencia en su vida y trabajo fueron los clásicos griegos, Honoré de Balzac, Dostoievski, Thomas Mann, Will Durant y Arnold Toynbee con el cual mantuvo correspondencia.
Séneca es uno de los pocos filósofos romanos que siempre ha gozado de gran popularidad (al menos en la Europa continental; en el mundo anglosajón no fue sino hasta el siglo XX cuando la figura de Séneca se rescató del olvido), como lo demuestra el hecho de que su obra haya sido admirada y celebrada por algunos de los pensadores e intelectuales occidentales más influyentes: Erasmo de Rotterdam, Michel de Montaigne, René Descartes, Denis Diderot, Jean-Jacques Rousseau, Francisco de Quevedo, Thomas de Quincey, Dante, Petrarca, San Jerónimo, San Agustín, Lactancio, Chaucer, Juan Calvino, Baudelaire, Honoré de Balzac...
El movimiento realista está iniciado y representado entonces por Honoré de Balzac (La comedia humana) y Stendhal (Rojo y negro), que se imponen como tarea la descripción en sus obras de la estructura de la nueva sociedad francesa de su época.
Además de las críticas que recibió por su método crítico, se acusa a menudo a Sainte-Beuve de no haber mantenido siempre y en toda circunstancia su lucidez de crítico: alabó a escritores que hoy en día han quedado en el olvido más absoluto y criticó con violencia a artistas de la talla de Charles Baudelaire, Stendhal u Honoré de Balzac.