Hipócrates

Búsquedas relacionadas con Hipócrates: galeno

Hipócrates (Hippokrátēs)

 
(¿460-377? a C) Médico griego llamado el Padre de la Medicina. Su concepción de la medicina, basada en la experiencia y en la observación, es conocida por los Aforismos y los tratados del Cuerpo hipocrático, en los que desarrolla la teoría de los cuatro humores (sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra) y en la fuerza curativa de la naturaleza. El Cuerpo hipocrático contiene descripciones clínicas que permiten el diagnóstico de varias enfermedades. Su juramento conserva vigor como código de la moral médica.
Traducciones

Hipócrates

SMHippocrates
Ejemplos ?
Heinecio con su Metafísica en latín, Justiniano con su Instituta en latín e Hipócrates con sus Aforismos en latín, tengo para mí que debían dejar poco jugo en la inteligencia de los escolares.
Un papel amarillo canario, orlado en la parte superior por una guirnalda de flores pálidas, temblaba todo él sobre la tela poco tensa; unas cortinas de calicó blanco, ribeteadas de una trencilla roja, se entrecruzaban a lo largo de las ventanas, y sobre la estrecha repisa de la chimenea resplandecía un reloj con la cabeza de Hipócrates entre dos candelabros chapados de plata bajo unos fanales de forma ovalada.
Las dos monjas, al anuncia del médico, se cubrieron el rostro con el velo; la portera le dio entrada, y la más anciana, haciendo oír el metálico sonido de una campanilla de plata, precedía en el claustro al representante de Hipócrates.
Higinio en el período de convalecencia. El hipócrates opinó entonces que para lograr completo restablecimiento necesitaba el enfermo tomar baños en el puerto de Quilca.
Juzgando por los síntomas que tiene el animal, bien puede estar hidrófobo, bien puede no lo estar. Y afirma el grande Hipócrates que el perro en caso tal suele ladrar muchísimo o suele no ladrar.
CAPITULO II De la disposición semejante y desemejante de dos mellizos Refiere Cicerón que Hipócrates, insigne médico, escribe que, habiendo caído enfermos dos hermanos a un mismo tiempo, viendo que su enfermedad en un mismo instante crecía y en el mismo declinaba, sospechó que eran gemelos, de quienes el estoico Posidonio, aficionado en extremo a la Astrología, solía decir que habían nacido bajo una misma constelación, que en la misma fueron concebidos, de modo que lo que el médico decía pertenecía a la correspondencia o semejanza que tenían entre si por su disposición física, el filósofo astrólogo lo atribuía a la influencia y constitución de las estrellas que se reconoció al tiempo que nacieron y fueron concebidos.
No pienses que esta epístola, Corral excelentísimo, va dirigida al célebre de Hipócrates discípulo. Por más que yo, sin brújula, bogue en estrecho círculo, sin que tus sabios récipes den al bajel más ímpetu; no tanto aflige el ánimo de este doliente mísero el ver la ausencia crónica de su doctor científico, como las dulces pláticas del amigo carísimo no oír, ni en grato diálogo darnos placer recíproco.
En la misma ciudad de Cartago, Inocencia, mujer devotísima y de las principales señoras de aquella ciudad, tenía un cáncer en un pecho, dolencia, según dicen los médicos, que no puede curarse con medicamento alguno, y por eso se suele cortar y separar del cuerpo el miembro infecto donde nace, para que el doliente viva algún tiempo más, porque, según sentencia de Hipócrates, como dicen los físicos, de allí ha de resultar la muerte, y más o menos tarde es necesario abandonar del todo la cura.
Ademas de los Comentarios de Hipócrates, Válles escribió otras muchas obras, donde están tratadas las materias mas interesantes de la Medicina.
Erigirle estatuas como a gran médico, verbigracia, allá se va con levantar una pirámide conmemorativa de sus descubrimientos astronómicos. Hipócrates quebranta su gravedad con una sonrisa, y Mercurio frunce el entrecejo.
El médico, que la había dicho que no tomase ningún remedio si quería prolongar algo más su vida, viéndola después y hallando enteramente sana a la que, habiéndola visto antes, sabía con toda seguridad que adolecía de aquel mal, le preguntó con grandes instancias le significase el remedio que había usado, deseando, a lo que se percibe, saber la medicina que obró más que el aforismo de Hipócrates.
En otra parte, Demócrito y el divino Hipócrates...