Himalaya


También se encuentra en: Sinónimos.

Himalaya (Himālaya)

 
Gran cordillera del S de Asia, al N de la India. Extendida a lo largo de unos 2 500 km, desde el pico de Nanga Parbat (8 120 m), en el estado indio de Jammú y Cachemira, hasta el de Namcha Barwa (7 755 m), junto a la frontera chino-india. Alberga los picos más altos del mundo, con más de 30 por encima de los 7 300 m: Everest (8 848 m), el más elevado del mundo, Kanchenjunga (8 598 m), Lhotse (8 511 m), Makalu (8 481 m), Dhaulagiri (8 172 m), Manaslu (8 156 m), Cho Oyu (8 153 m), Anapurna (8 078 m), etc.
Traducciones

Himalaya

Himalayas

Himalaya

SM el Himalayathe Himalayas
Ejemplos ?
El eclipse de sol, estando Santander en lo más oscuro de la faja sombría, excitaba también la curiosidad y aguijoneaba nuestra impaciencia; y como si esto fuese poco, se presenta el Himalaya en esta bahía, con las comisiones de astrónomos extranjeros.
Entre las brumas del lejano horizonte se lanza al vacío el Himalaya, y, empinado sobre sus cumbres, el Dawalagiri, que pasea sus miradas sobre medio mundo.
El Indostán es una Italia de proporciones asiáticas, con el Himalaya por los Alpes, las llanuras de Bengala por las llanuras de Lombardía, la cordillera del Decán por los Apeninos y la isla de Ceilán por la de Sicilia.
XIX Siannah, la perla de Ormuz, la violeta de Orisa, el símbolo de la hermosura y del amor, la que formo Bermach en un delirio de placer, combinando la gentileza de las palmas de Nepaul, la flexibilidad de los juncos del Ganges, la esmeralda de los ojos de una schiva, la luz de un diamante de Golconda, la armonía de una noche de verano y la esencia de un lirio salvaje del Himalaya; Siannah, la hermosa entre las hermosas, siguió a Pulo a través de su peregrinación en esas regiones desconocidas de las que ningún viajero vuelve.
Ha habitado largo tiempo bajo el Himalaya, en medio de una selva ungida de silencio dentro del cual se vierte a ciertas horas la voz del gong llamando a la plegaria en la pagoda.
Hacía algunos años, los dos compinches, entre las nieves del Himalaya, aturdieron a palos a un espía prófugo de la policía in-glesa.
Las montañas mas altas que hay en Europa son el monte Ortler (Alpes), que tiene dos mil cuatrocientas sesenta y nueve toesas sobre el nivel del mar; el Monte-blanco (Alpes), dos mil cuatrocientas cuarenta y seis toesas; el monte Rosa (Alpes), dos mil cuatrocientas treinta; en Asia los montes Himalaya que tienen de elevación...
Y en vano hasta las cumbres, nunca holladas por mortales pisadas, de los montes al cielo más cercanos, se subieron los últimos humanos: como islas eminentes, ya sumergida toda humilde playa, los Andes y el altísimo Himalaya, aun asomaban las enhiestas frentes; mas poco resistieron al mar que sin descanso los devora, y al fin del todo sepultados fueron por el agua creciente vencedora: y la tierra mar era, mar inmenso sin islas ni ribera; mar que, azotado de tormenta brava, y no contento de invadir el suelo, se avecinaba al tenebroso cielo, nuevo mar que en el mar se derramaba.
El Kian-gar, conocido por el de las aguas rojas; el Espuri, cuya mansa corriente arrastra oro bastante a construir con el un alcázar soberbio; los Senwads, bosques sombríos donde el boa se desliza con el rumor de la lluvia; Lahorre, la madre de los guerreros; cachemira, la virgen de los siete schales de amianto, y cien y cien otros países, ciudades, bosques, torrentes, ríos y montañas, que hasta llegar a las cordilleras del Himalaya se extienden sobre las inmensas llanuras de la India.
Si allá en el Chimborazo, rival del Himalaya, supieron entre nubes de bombas y metralla los héroes de la patria clavar su pabellón, y en vagoroso encaje de plata y esmeralda miraron tras la niebla, cual pálida guirnalda de gloria y esperanza, la mágica visión; Si alzando sus miradas al Ser Omnipotente bajaron igualando la furia del torrente que rueda despeñado con ímpetu veloz, ser libres, repitiendo, y el grito sacrosanto rasgando los vapores del azulado manto subía hasta el alcázar magnífico de Dios, — ¿Por qué de su reposo la turba degradada se burla pisoteando la sangre derramada mil veces en el llano y al lado del volcán?
Catay a un lado, al otro Managiana vio sobre el gran Quinsay sobrevolando; traspuso el Himalaya, Sericana dejó a mano derecha, y declinando desde Siberia hasta la mar hircana, llegó a la parte de Sarmacia; y, cuando pasó el confín de Asia, voló Rusia, luego al oeste, Pomerania y Prusia.
¡Ay, qué horror! ¿Sabes lo que es el Himalaya? Es un vapor inglés colosal; figúrate la casa de Cordero sobre el estanque grande; no, figúrate que todo el Campo del Moro es agua, y también la plaza de Oriente, y Palacio encima con tres palos muy altos y una chimenea en lugar de la cúpula de la capilla; no hallo otra comparación que hacerte de este buque, porque la falúa de su majestad es muy pequeña y es el único barco que tú conoces.