Heredia

Heredia

 
Prov. del NE de Costa Rica, fronteriza con Nicaragua; 2 656 km2 y 243 679 h. Cap., la c. homónima (21 440 h).
Ejemplos ?
Pero de cualquier modo que esto haya sucedido me parece injusta la indemnización de daños y perjuicio que solicita el señor Heredia.
¡Ahí están los migueletes, y ellos verán lo que hay que hacer con tu persona! - Pues lo mismo me da... -respondió Heredia-. Pero tengan Vds.
Juan Jurado Doctor Josef Miguel Pey Juan Gómez Juan Bautista Pey José María Domínguez del Castillo Josef Ortega Fernando de Benjumea José Acevedo y Gómez Francisco Fernández Heredia Suescún Doctor Ignacio de Herrera Nepomuceno Rodríguez Lago Joaquín Camacho José de Leiva Rafael Córdoba José María Moledo Antonio Baraya Manuel Bernardo Álvarez Pedro Groot Manuel de Pombo José Sanz de Santamaría Fr.
c) Los actuales pobladores del distrito de San Jerónimo decidirán en plebiscito, previamente a la instalación de las autoridades del nuevo cantón, si quieren pertenecer a éste o al cantón de San Domingo de Heredia, o si desean continuar formando parte del cantón central de San José, mientras se resuelven definitivamente los linderos de las provincias de San José, mientras se resuelven definitivamente los linderos de las provincias de San José y Heredia.
11 Don Julián Francisco de Oviedo (c.c. doña Rosa Baíllo Treviño). 12 Don Vicente Francisco de Heredia (c.c. doña Mª Manuela de Hore).
Y pensando en su malita fortuna estaba nuestro mozo, cuando apareció en una de las puertas del ventorrillo el señor Cristóbal Heredia, uno de los decanos de los rabadanes del pueblo donde Clotilde lucía sus ardientes incentivos.
o sé que día de Agosto del año 1816 llegó a las puertas de la Capitanía General de Granada cierto haraposo y grotesco gitano, de sesenta años de edad, de oficio esquilador y de apellido o sobrenombre "Heredia", caballero en flaquísimo y destartalado burro mohino, cuyos arneses se reducían a una soga atada al pescuezo; y, echado que hubo pie a tierra, dijo con la mayor frescura «que quería ver al Capitán General.» Excuso añadir que semejante pretensión excitó sucesivamente la resistencia del centinela, las risas de los ordenanzas y las dudas y vacilaciones de los edecanes antes de llegar a conocimiento del Excelentísimo Sr.
Pero como aquel prócer era hombre de muy buen humor y tenía muchas noticias de Heredia, célebre por sus chistes, por sus cambalaches y por su amor a lo ajeno..., con permiso del engañado dueño, dió orden de que dejasen pasar al gitano.
A mi juicio no debe perderse de vista el cuidado con que el Sr. Heredia se desentiende de los cargos que le hace Latorre por la conducta que observó con Alemán cuando éste, según se queja el mismo Latorre, desde el Tucumán le hizo una revolución sacando los recursos de dicha provincia a ciencia y paciencia de Heredia sobre lo que inculca en su proclama publicada en la Gaceta del jueves que habrá Vd.
En tus orillas Un sentimiento en lenguas mil proclamas La grandeza de Dios y el inocente Triunfo de la inmortal naturaleza. Heredia te tributa entusiasmado El Niágara de su alma, pavoroso Muy más que el de tus ondas; el activo Cíclope anglosajón, probando al mundo Que es digno amo de ti, con puente aéreo Salva tu abismo inmenso, y por su mano Te da su abrazo atlético de hierro Esto que el hombre (insecto de un instante Y atolondrado por su instante) llama La civilización.
14 Don José Valdelomar y Encinas. 15 Don Melchor Carrillo Treviño (c.c. doña Andrea Ignacia de Heredia y Calderón). 16 Don Juan Antonio Medrano (forastero, c.c.
En New York los cubanos son directores en bancos prominentes, comerciantes prósperos, corredores conocidos, empleados de notorios talentos, médicos con clientela del país, ingenieros de reputación universal, electricistas, periodistas, dueños de establecimientos, artesanos. El poeta del Niágara es un cubano, nuestro Heredia.