Gustav von Kahr

Kahr, Gustav von

 
(1862-1934) Político alemán. Fue presidente del Gobierno autónomo de Baviera.
Ejemplos ?
En la tarde del 8 de noviembre de 1923, Hitler, junto con un contingente de las SA, llegó a la cervecería Bürgerbräukeller donde el gobernador de Baviera, Gustav von Kahr, pronunciaba un discurso delante de tres mil personas.
Hitler y algunos de sus correligionarios tomaron como rehenes al Comisario de Baviera, Gustav von Kahr, y a sus dos hombres más importantes, von Lossow y von Seisser.
En Baviera, los extremistas de derechas liderados por Eugen von Knilling decretaron el estado de emergencia. Gustav von Kahr tomó entonces plenos poderes.
El primer ministro bávaro Eugen Ritter von Knilling declaró el estado de emergencia, nombró a Gustav von Kahr como Comisario bávaro y colocó al General Otto von Lossow al frente de la Reichswehr.
En septiembre de 1923, tras un período de disturbios y de violencia política, el primer ministro Eugen von Knilling declaró la ley marcial y nombró a Gustav von Kahr Staatskomissar (comisario del Estado), con poderes dictatoriales.
Luego de que el gobierno de Baviera, representado por Gustav von Kahr, desobedeciera el estado de emergencia decretado por el gobierno de Berlín, von Seeckt hizo reiteradas advertencias a von Kahr en contra de un golpe o revuelta.
Faulhaber fue una figura clave en las negociaciones entre la Iglesia Católica Romana y el régimen de Hitler y, a menudo se cita en las obras que tratan de la Iglesia Católica Romana y el Estado nazi. Faulhaber ayudó a persuadir a Gustav von Kahr para no soportar Hitler durante la Putsch de la Cervecería.
Gustav von Kahr (Weißenburg, 29 de noviembre de 1862 - Dachau, 30 de junio de 1934), a partir de 1911 Gustav Ritter von Kahr, fue un político alemán que tuvo un papel destacado durante el Putsch de Múnich en noviembre de 1923.
Esta situación fue aprovechada por Himmler y sus hombres para pasar factura a los principales enemigos del Estado y matarlos donde estuviesen, entre ellos el excanciller Kurt von Schleicher, anteriormente opuesto al ascenso de Hitler, así como el político Gustav von Kahr, quien frustrara el "putsch" de Múnich de 1923.
No obstante, el tradicionalmente autónomo estado bávaro no estaba dispuesto a aceptar la autoridad central del General von Seeckt. Ese mismo día, el gobierno regional proclamó su propio estado de emergencia y colocó a Gustav von Kahr al mando de Baviera.