Guerra dels Segadors

Segadors, Guerra dels

 
hist. Alzamiento secesionista catalán contra la monarquía española (1640-52), originado por la pretensión de Felipe IV de romper la situación institucional de los reinos no castellanos, a lo que se negaron las Cortes catalanas de 1626 y 1632. En 1635 Francia declaró la guerra a Felipe IV; las tropas reales penetraron en Cataluña y provocaron un descontento general. El 7 de junio de 1640 (Corpus de Sangre), grupos de segadores entraron en Barcelona y mataron al virrey, conde de Santa Coloma. La revuelta tomó un cariz social y propiedades de la aristocracia fueron atacadas. Pau Claris, presidente de la Generalidad, se alió a Francia (1641) y pidió ayuda militar contra las tropas reales invasoras. La guerra entró en su fase terminal cuando en Francia estalló La Fronda y su ejército hubo de retirar contingentes, debilitando sus posiciones frente al avance de las tropas de la monarquía española que, dirigidas por Juan José de Austria, expulsaron a los franceses de la totalidad del territorio catalán, excepto del Rosellón. En 1652 Barcelona capituló ante Felipe IV y la guerra finalizó.
Ejemplos ?
Contenidos: "Los orígenes de la guerra" por Alfredo Alvar Ezquerra(CSIC); "La gran estrategia de los Habsburgo" por Friedrich Edelmayer (Universidad de Viena); "La revolución militar" por Eduardo de Mesa (Universidad de Dublín); "La batalla de Nördlingen" por Enrique Martínez Ruiz (UCM); "Identidad nacional y religión en España durante la Guerra de los Treinta Años" por Mateo Ballester Rodríguez (UCM); "1640: la guerra dels segadors" por María Ángeles Pérez Samper (UB); "Wallenstein" por Friedrich Edelmayer (Universidad de Viena); "Vivir y morir en el mar", por Magadalena de Pazzis Pi Corrales (UCM); "Reconstruyendo la Guerra de los Treinta Años" por Philippe Chabrand.
Durante la guerra dels Segadors (1640-1652), el Consejo de Ciento continuó abriéndose a todos los estamentos sociales, incorporando al «conseller» sexto, el representante de los menestrales, cuyo primer sorteado fue Andrés Saurina.
No se debe olvidar que cuando se construyó la plaza fuerte -este seria el nombre correcto- de Rosas, el área urbana de la misma se encontraba incluida en su interior y no fue hasta su total destrucción, durante la Guerra dels Segadors, cuando se produjo el nacimiento del actual casco urbano.
Los motivos fueron el crecimiento demográfico del Mas, la dependencia económica, los pleitos jurisdiccionales, la riqueza de unas pocas familias (Esteller), y finalmente el desastre económico de Traiguera en la Guerra dels Segadors.
Sin embargo, en el año 1575 y después de un pleito, la orden de Montesa recuperó el control del castillo de Alfama y un año más tarde era restaurado el priorato. En 1650, con la Guerra dels Segadors el lugar fue bombardeado y quedó reducido a escombros.
Este núcleo de población es famoso por una batalla ocurrida durante la Sublevación de Cataluña de 1640, también conocida como la guerra de los Segadores (Guerra dels Segadors).
Mauri y M. Soler señalan que probablemente fue derruido durante la Guerra dels Segadors, 1640-1652, cuando fue tomado por D. Pedro Fajardo, marqués de los Vélez hacia el año 1641.
Es la llamada Guerra dels segadors o Sublevación de Cataluña, que tuvo lugar entre 1640 y 1652 en el marco de la Guerra de los Treinta Años entre España y Francia y que acabó con la pérdida del Rosellón y la Alta Cerdaña a manos de los franceses.
En general, fue una época de una cierta decadencia económica y cultural, acentuada por conflictos sociales y bélicos como la Guerra dels Segadors y la Guerra de Sucesión.
Fue una época de alternancia entre períodos de prosperidad y de crisis económicas, especialmente por las epidemias de peste en el siglo XVI y por conflictos sociales y bélicos como la Guerra dels Segadors y la Guerra de Sucesión entre los siglos XVII y XVIII, aunque en este último siglo repuntó la economía gracias a la apertura del comercio con América y al inicio de la industria textil.
El fin del cercado de Montblanch la firmó, el general español Juan de Pallaviccino en julio de 1651, durante la Guerra dels Segadors (1640-1652), Montblanch sufrió varios episodios cruentos que culminaron con un asedio, por parte de las tropas, que significó el expolio y saqueo de la población.
En el punto más elevado de la península (169 m), desde el que se domina una gran extensión de mar, se conservan los restos de una torre de vigilancia que, convenientemente artillada, había formado parte del sistema defensivo del golfo de Rosas construido a partir de mediados del siglo XVI con la construcción de la llamada ciudadela de Rosas y que circunstancialmente, durante la Guerra dels Segadors y antes del asedio de 1645, recibió también el nombre de torre del Rey por parte de la guarnición de Rosas, fiel a Felipe IV.