Guarino Guarini

Búsquedas relacionadas con Guarino Guarini: Giovanni Battista Guarini

Guarini, Guarino

 
(1624-83) Sacerdote y arquitecto italiano. Autor de La Consolata, San Lorenzo y palacio Catignano (Turín).
Ejemplos ?
Entre sus obras, que en gran parte quedaron manuscritas, se encuentran algunas de las primeras crónicas dedicadas a artistas. Nacido en una familia acomodada, estudió primero en Verona con Guarino Guarini y luego en Florencia.
Catedral de Turín — Construida a finales del siglo XV, el arquitecto fue probablemente el toscano Meo del Caprino. Desde el presbiterio se accede a la célebre Capilla de la Sábana Santa, obra de Guarino Guarini, con su espléndida cúpula.
Las obras más importantes de Guarino Guarini son: la iglesia de San Filippo, la iglesia de los Padres Somaschi y la casa de los padres teatinos, todas en Mesina, la capilla del Santo Sudario de Turín y el palacio Carignano también en Turín.
Guarino Guarini, (nombre completo Camillo Guarino Guarini) (Módena, 1624 - Milán, 1683) fue un sacerdote teatino, matemático, escritor y arquitecto italiano del siglo XVII.
A petición de Manuel Filiberto, llamado el Mudo, Guarino Guarini se comprometió a realizar la primera transformación radical de la fortaleza medieval de Racconigi en una Villa di delizie.
En Italia, el estilo tardobarroco de Francesco Borromini y Guarino Guarini evoluciona hacia el Rococó en Turín, Venecia, Nápoles y Sicilia, mientras que el arte en la Toscana y en Roma se mantiene todavía fuertemente ligado al Barroco, pero con sus características básicas muy marcadas.
Los mayores representantes estilo rococó en la arquitectura italiana son Guarino Guarini, muy activo en el Piamonte y en Mesina, y Filippo Juvarra que trabaja mucho en Turín como arquitecto de la casa de Saboya.
Recibió influencia estilística de Francesco Borromini y a su vez influyó en su alumno, Filippo Juvara, y en el alumno de éste, Bernardo Vittone. Guarino Guarini entró en la Orden Teatina en 1639 y ese mismo año se trasladó para hacer el noviciado a Roma, donde estudió hasta 1647, teología, filosofía, matemáticas y arquitectura.
En su corte de Turín, la casa de Saboya, necesitada de plasmar en obras ambiciosas su reciente promoción política (residencias de la casa real de Saboya, villas y palacios de Turín), fue particularmente receptiva al nuevo estilo y empleó a un destacado trío de arquitectos: Guarino Guarini, Filippo Juvarra y Bernardo Vittone.
Al igual que en la época anterior, el motor del nuevo estilo volvió a ser Italia: Gian Lorenzo Bernini fue uno de sus mejores exponentes, siendo el principal artífice de la Roma monumental que conocemos hoy día (columnata de la Plaza de San Pedro, baldaquino de San Pedro, San Andrés del Quirinal, Palacio Chigi-Odescalchi); Francesco Borromini es otro gran nombre de la época, autor de las iglesias de San Carlo alle Quattre Fontane y Sant'Ivo alla Sapienza; también destacaron Pietro da Cortona, Baldassare Longhena, Filippo Juvara y Guarino Guarini.
Es una de las «Residencias de la casa real de Saboya» declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El palacio fue diseñado por el arquitecto italiano Guarino Guarini.
Si bien no concluido por Bonavía (en 1743 se hace cargo de la conclusión Virgilio Rabaglio) este templo, de planta muy estrecha, alterna tramos circulares y elípticos con otros de arcos cruzados, esquema más o menos derivado de Guarino Guarini.