Gregorio Marañón

Marañón, Gregorio

 
(1887-1960) Médico y escritor español. En 1931 firmó el «Manifiesto de los intelectuales al servicio de la República». Desarrolló una amplia actividad en el campo del ensayo científico, médico y literario. Autor de Enrique IV de Castilla (1934) y Antonio Pérez (1947), entre otras.
Ejemplos ?
Sin embargo, el cantante muere a escasos kilómetros de la capital de España, e ingresó ya sin vida en el Centro Sanitario Francisco Franco de Madrid (actual Hospital General Universitario Gregorio Marañón).
Incluso algunas fuentes incluyen la forma en que habría dejado embarazada a la reina, mediante una precoz técnica de inseminación artificial utilizando una cánula de oro (per cannam auream), y otras descripciones físicas que permitieron a Gregorio Marañón realizar su Ensayo biológico sobre Enrique IV de Castilla y su tiempo (Madrid 1930), que diagnosticó al rey de displasia eunucoide con reacción acromegálica, y que en la actualidad se define como una endocrinopatía, posiblemente un tumor hipofisario, manifestando litiasis renal crónica, impotencia, anomalía peneana e infertilidad, además de caracteres psico-patológicos.
Esta imagen progresista dada por los liberales se impuso durante más de un siglo, hasta que en 1898 Ganivet sugiere la tesis que sería desarrollada más tarde por Gregorio Marañón.
En la Cervecería de Correos comenzaron a reunirse los jóvenes poetas de la Generación del 27 y allí fue donde Lorca se citaba con los escritores y antiguos compañeros de la Residencia de Estudiantes; en el café Jorge Juan lideraba tertulia José Francés; en el café de Roma Gregorio Marañón y sus pupilos del Ateneo de Madrid preparaban proclamas contra la monarquía agonizante.
Por otra parte, Gregorio Marañón considera que hay indicios de que Antonio podría haber sido hijo natural del príncipe de Éboli (Ruy Gómez de Silva), en cuyas tierras se crió y cuya protección recibió en diversas ocasiones, prestándose Gonzálo Pérez a admitir su paternidad como favor al destacado aristócrata.
También se acusaba de homosexualidad a Álvaro de Luna y otros personajes notables de la corte, lo que hace sospechar que este tipo de acusaciones eran usuales en campañas de desprestigio. Gregorio Marañón, basándose en la obra de Alonso de Palencia habla también de la homosexualidad de Enrique, aunque llega a la conclusión de que no está probada.
Muere Doña Juana de Coello. Gregorio Marañón publicó (Espasa Calpe, 1947) una biografía de Antonio Pérez y, separadamente el mismo año, Los procesos de Castilla contra Antonio Pérez.
En esta fase, Juan II deposita su confianza en Álvaro de Luna, con quien según sospechaba el historiador Gregorio Marañón pudo haber tenido una relación carnal, teniendo tanta influencia sobre el rey que incluso, en 1422, éste llegaría a nombrarle condestable de Castilla a pesar de la oposición de la nobleza.
Posteriores informes de los doctores Gregorio Marañón, Goyales y Bardají, que más tarde será Subsecretario de Sanidad, hacen que Alfonso XIII se decida a conocer la comarca en 1922.
Forman parte de la generación de 1914 los ensayistas José Ortega y Gasset, Eugenio d'Ors, Manuel Azaña, Gregorio Marañón, Gustavo Pittaluga, Salvador de Madariaga, Claudio Sánchez Albornoz, Américo Castro, Manuel García Morente, Rafael Cansinos Assens, Ramón de Basterra, Corpus Barga y Pablo de Azcárate; los novelistas Gabriel Miró, Ramón Pérez de Ayala, Benjamín Jarnés, Wenceslao Fernández Flórez y Félix Urabayen; el dramaturgo Jacinto Grau; los poetas Juan Ramón Jiménez y Josep Carner; o el polifacético Ramón Gómez de la Serna.
Durante la Segunda República (1931-1936) escribieron en el diario autores de la talla de Josep Pla, Julio Camba, Gregorio Marañón, Azorín o Pérez de Ayala.
En 12 de mayo de 1935 fue admitido en la Real Academia Española con el discurso titulado La formación psicológica de un escritor contestado por Gregorio Marañón.