Gonzalo Fernández de Córdoba

Fernández de Córdoba, Gonzalo

 
(1453-1515) General español, llamado el Gran Capitán. Intervino en la Guerra de Sucesión en favor de los Reyes Católicos y se distinguió en las de Granada. Al igual que el almirante Colón y el cardenal Cisneros, mereció siempre la confianza y el apoyo de Isabel la Católica, quien valoró sus dotes militares al plantearse la crisis italiana, cuando Carlos VIII de Francia decidió invadir Nápoles (1495).
Ejemplos ?
Más de cuarenta años habían transcurrido desde la muerte de doña Mencía. Gonzalo Fernández de Córdoba se hallaba de paso para Granada, en la ciudad que se honra con darle su nombre por apellido.
El Gran Capitán comprendió y aplaudió el orgullo de su parienta; pero su mismo aplauso hizo brotar en su alma otro orgullo muy parecido. Gonzalo Fernández de Córdoba no supo contenerse, y dijo a doña Beatriz: -Yo admiro la perspicacia de vidente y la fe profunda y la esperanza certera con que amaste y detuviste al inspirado piloto.
A la edad de 20 años se alistó en los tercios españoles que, a las órdenes de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, luchaban en las conocidas como campañas de Nápoles contra los franceses.
Fue hijo con Señorío de naturaleza española del hidalgo Gonzalo Pizarro Rodríguez de Aguilar, llamado el largo o el romano, importante personaje de la época de gran influencia que participó en las campañas de Italia, bajo el mando de Gonzalo Fernández de Córdoba; y de Francisca González Mateos, dama de recámara noble de la tía de Gonzalo, Beatriz Pizarro, devota del Convento de San Francisco el Real (junto a la Puerta de la Coria).
El 2 de enero de 1492 los reyes entran en la Alhambra de Granada, con lo que se da fin a la Reconquista. Aparecerá la importante figura de Gonzalo Fernández de Córdoba (apodado el Gran Capitán).
Alonso de Cárdenas prestó sus servicios a los Reyes Católicos en la Guerra de Sucesión Castellana, donde tuvo a sus órdenes a Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, del cual dijo tras la Batalla de La Albuera que siempre le había visto en el frente, de lo cual estaba seguro por el esplendor de su armadura.
Son aquellas que el ejército recorre para ir de la base al punto objetivo y es más bien un conjunto de líneas y puede entenderse una media proporcional imaginaria entre todos los caminos recorridos realmente y un ejemplo, el de los Aliados en 1813 al marchar a Sajonia sus ejércitos formaban tres líneas de operaciones diferentes: La del ejército de Bohemia que iba a Herzberg por Dresde a Leipzig La del ejército de Silesia que iba de Breslau a Leipzig La del ejército sueco, que se dirigía de Berlín por Desan al mismo punto Para los que han estudiado las campañas de Gonzalo Fernández de Córdoba...
Concesión frustrada, pues Priego volvió a integrar parte del Reino Nazarita de Granada hasta su conquista definitiva por parte de Alfonso XI en 1341, que reconstruyó la muralla del castillo y fomento la repoblación mediante la concesión de ciertos tributos acabando a formar parte de la " Casa de Aguilar " mediante la intervención de su señor Gonzalo Fernández de Córdoba y que fue concedido a su descendiente Pedro Fernández de Córdoba y Pacheco por los Reyes Católicos en 1501, pasando a ser titular del Marquesado de Priego.
Cuando César es liberado de su prisión en Roma, acude a Nápoles con salvoconducto de Gonzalo Fernández de Córdoba, virrey de Nápoles, por lo que el Papa protesta ante Isabel y Fernando, entendiendo que se da apoyo a su rival, o que César ha de ponerse al servicio de los reyes de España.
Un ejército español fue levantado bajo el mando de Gonzalo Fernández de Córdoba, que se ganaría el apodo de "El Gran Capitán" al mando de los nacientes Tercios.
Sin embargo, discrepancias posteriores desembocaron en una guerra en la que Gonzalo Fernández de Córdoba expulsó del país a los franceses en 1504 tras vencerles en batallas como Seminara y Ceriñola.
En estas batallas, Gonzalo Fernández de Córdoba (conocido como «El Gran Capitán») crearía las coronelías (base de los futuros tercios), como organización básica del ejército, lo que significó una revolución militar que llevaría a los españoles a sus mejores momentos.