Giovanni Bellini

Bellini, Giovanni

 
(1430-1516) Pintor veneciano, llamado Giambellino. Trabajó en la decoración del palacio ducal de Venecia. Es uno de los coloristas más puros de la escuela veneciana. Obras: La transfiguración, La oración en el huerto, el tríptico de la iglesia dei Frari de Venecia, y numerosas Madonas.
Ejemplos ?
La escena ha sido tratada por otros pintores, tanto antes como después de la obra de Miguel Ángel. File:Drunkenness of Noah bellini.jpg Embriaguez de Noé (Giovanni Bellini), 1515.
Sus principales representantes son Vittore Carpaccio, los hermanos Antonio y Bartolomeo Vivarini, y Gentile y Giovanni Bellini, Tiziano, Tintoretto, Jacopo Bassano, Paolo Veronese, Gianbattista Tiepolo y Canaletto.
Puede observarse, de todas formas, el parecido de la colección con el arte del Renacimiento, donde se destacan nombres tan importantes como Andrea Mantegna -de quien el Museo posee su más antigua obra conocida, “San Jerónimo Penitente en el desierto”-, Biagio d´Antonio, Giovanni Bellini, Jacopo del Sellaio, Niccolò di Liberatore, Sandro Botticelli, Agostino di Duccio y Pietro Perugino, llegando a su punto más alto con la “Resurrección de Cristo” de Rafael.
El museo expone obras de Sandro Botticelli, Antonio Pollaiolo, Giovanni Bellini, Michelangelo Buonarroti, Filippo Lippi, Andrea Mantegna y Giovanni Battista Tiepolo, entre otros.
Un viaje a Venecia en el año 1494 le permitió admirar el apogeo de la escuela local con las obras de Vittore Carpaccio y Giovanni Bellini, que influyeron en su producción posterior.
Carácter especial presenta Venecia, en contacto constante con oriente, lo que da a este centro artístico un aire diferente, en el que el color predomina sobre la línea y el paisaje sobre la persona humana, justo a la inversa de lo que ocurre en Florencia. Los más sobresalientes pintores venecianos de la época fueron los Bellini, en particular Giovanni Bellini.
El fondo del Renacimiento italiano incluye como joya una Madonna de Rafael, junto con un valioso políptico de Guariento di Arpo y ejemplos de Paolo Veneziano, Giovanni di Paolo, Filippino Lippi, Vincenzo Catena, Palma el Viejo, Giovanni Bellini (Retrato de Jörg Fugger), Pietro Lorenzetti, Botticelli, Bernardino Luini (más de cinco pinturas), Moroni, una importante obra juvenil de Jacopo Bassano (La huida a Egipto) y un Retrato de cortesana atribuido con dudas a Giorgione.
En Umbría, Perugino. En Padua, Mantegna, y en Venecia Giovanni Bellini. Por encima de todos ellos destaca Sandro Botticelli, autor de alegorías, delicadas Madonnas y asuntos mitológicos.
Precursores de la escuela veneciana del Cinquecento fueron Giovanni Bellini y, sobre todo, Giorgione, pintor alegorías, paisajes y asuntos religiosos melancólicos y misteriosos.
Antonello da Messina elaboró una síntesis perfecta entre la pintura flamenca, las experiencias italianas del Quattrocento, la visión del color y la luz de la pintura veneciana, que causó un gran impacto y fue difícil de encontrar algo similar en otros pintores del momento. Consiguió lograr esta gran síntesis con la visita al taller de Giovanni Bellini, en Venecia.
Otros artistas italianos representados son Giovanni di Paolo, Carlo Crivelli, Cosimo Tura, Francesco Pesellino, Andrea Mantegna, Pinturicchio, Giovanni Bellini, Francesco Francia, Paris Bordone, Giovanni Battista Moroni, Tintoretto, Paolo Veronese (el gran lienzo La coronación de Hebe), Sofonisba Anguissola y Giovanni Domenico Tiepolo.
Sus influjos directos se observan en la obra del ya citado Petrus Christus, así como en las de Lorenzo Lotto, Zanetto Bugatto, Pier Maria Pennacchi y Giovanni Bellini.