Georg Kaiser

Kaiser, Georg

 
(1878-1945) Dramaturgo alemán. Aplicó las técnicas del expresionismo. Autor de: Los burgueses de Calais.
Ejemplos ?
Entre los diversos movimientos teatrales conviene reseñar: el expresionismo (Georg Kaiser, Fritz von Unruh, Hugo von Hofmannsthal); el «teatro épico» (Bertolt Brecht, Peter Weiss, Rainer Werner Fassbinder); el «teatro del absurdo», vinculado al existencialismo (Antonin Artaud, Eugène Ionesco, Samuel Beckett, Albert Camus); y los Angry young men, de signo inconformista y antiburgués (John Osborne, Harold Pinter, Arnold Wesker).
Para Guillermo de Torre, los principales dramaturgos expresionistas fueron, en Alemania, Georg Kaiser, Carl Sternheim y Ernst Toller, a los que cabría añadir a Fritz von Unruh, Reinhard Sorge, Walter Hasenclever, Ernst Barlach, Hugo von Hofmannsthal y la primera parte de la trilogía Jugend Zweier Kriege ("Juventud de dos guerras") de Ferdinand Bruckner.
En la década de 1960 trabajó en obras de dificultad extrema como Giorno d'ottobre (de Georg Kaiser, con dirección de Paolo Grassi y actuación de Vittorio Gassman), Pick-up-girl (de Elsa Shelley con dirección de Giorgio Strehler), Oh papà, povero papà, la mamma ti ha appeso nell'armadio e io mi sento tanto triste (de Arthur Kopit, dirigida en 1964 por Mario Missiroli), Los días felices (de Samuel Beckett, dirigida por Roger Blin en 1965), y el triunfo de la primera puesta en escena dirigida por Maurizio Scaparro, La Venexiana.
Este teatro experimental ofreció dos espectáculos El príncipe, la princesa y su destino, una fábula medieval inglesa traducida por el propio Rivas Cherif y La zapatera prodigiosa de Federico García Lorca, está última tuvo tal éxito que fue incorporada al repertorio de la compañía. Su siguiente y último estreno fue Un día de octubre de Georg Kaiser en el Teatro Muñoz Seca.
A esta época corresponden sus piezas ilustrativas para las obras de Lope de Vega, dentro de las celebraciones del tricentenario de la muerte del autor, como El caballero de Olmedo, El villano en su rincón y La dama boba (con Margarita Xirgú), versionadas por Federico García Lorca y representadas en la Residencia de Estudiantes; también compuso la música para la interpretación de Gas, del vanguardista dramaturgo alemán, Georg Kaiser.
Se estrenó el 14 de noviembre se 2009 en el Volkstheater de Rostock, con escenografía de Corny Littmann Die Fee de Ferenc Molnár: versión para la televisión alemana (1957) Der böse Geist Lumpazivagabundus, de Johann Nestroy: reelaborada con canciones para el Festival de Salzburgo (1962) Geld oder Leben (originalmente llamada David und Goliath), de Georg Kaiser: reelaborada con canciones por encargo, pero nunca presentada (1966) Das Glas Wasser oder: Ursache und Wirkungen de Eugène Scribe: se elaboró una nueva traducción y un acompañamiento musical, se presentó en el Burgtheater de Viena con Boy Gobert, y luego en muchos otros escenarios (1967) El Pajarero, de Carl Zeller: reelaborada con nuevos textos.
Seeheim-Jugenheim ha sido de residencia de varios personajes notables e históricos, incluyendo al Zar Nicolás II de Rusia, así como los escritores Georg Kaiser y Helene Christaller.
Cada vez más incómodo con las restricciones que imponía Brecht al papel de la música en su teatro político, Weill buscó otros colaboradores; el escenógrafo Caspar Neher escribió el libreto de su ópera épica en tres actos Die Bürgschaft (1931), y volvió a colaborar con Georg Kaiser en la audaz comedia musical Der Silbersee (El Lago de plata) (1932).
1929: Happy End (Texto por Dorothy Lane, alias Elisabeth Hauptmann, canciones por Bertolt Brecht). 1933: Der Silbersee (Texto por Georg Kaiser).
1927: Royal Palace op.17 (Libreto por Yvan Goll). 1928: Der Zar lässt sich photographieren op.21 (Libreto por Georg Kaiser). 1930: Aufstieg und Fall der Stadt Mahagonny (Libreto por Bertolt Brecht).
Aunque tuvo cierto éxito con sus primeras obras, Weill tendía cada vez más hacia la música instrumental y el teatro musical. En 1926, hizo su estreno teatral en Dresde con su primera ópera, Der Protagonist, en un sólo acto y con libreto de Georg Kaiser.
La estética moderna se hizo más evidente en la ópera surrealista de un sólo acto Royal Palace (Palacio Real, 1926) sobre un libreto de Iwan Goll (excepcional por su incorporación de danza y proyección cinematográfica), y en la ópera bufa Der Zar lässt sich photographieren ("El Zar se deja fotografiar"), de 1927, con un libreto de Georg Kaiser.