General San Martín

General San Martín

 
C. de Argentina, prov. de Buenos Aires, uno de los partidos que integran el Gran Buenos Aires; 385 625 h.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
“Será (continúa) un libro nuevo, y aún pienso que también original por su significado y su alcance, estando fundado en documentos completamente inéditos, estudiados a la luz del criterio histórico que he indicado en mis “Estudios sobre la revolución argentina”. Y cierra: “Antes de emprenderla con Artigas es mi ánimo terminar la “Historia del general San Martín”.
La segunda de estas características, que vale tanto como decir expresiones particulares del pensamiento y la acción del General San Martín, consistió en su cuidadoso, su pulcro, su absoluto respeto por la libertad de los pueblos hermanos que tuvo la dicha de restaurar o puso en la vía de su Independencia.
Por eso es tan importante la carta del General San Martín, libertador de Chile y del Perú, y junto a Bolívar, ambos libertadores, de la América del Sur.
Iniciada la guerra de Independencia, el general San Martín, en decreto de 12 de Agosto de 1821, dijo:— «Una porción de nuestra especie ha estado durante tres siglos sujeta á los cálculos de un tráfico criminal.
Yo me ocupaba, en tanto que esperábamos la hora de la partida, de la lectura de una traducción de Lamartine, cuando Guerrico se levantó, exclamando: "¡El general San Martín!" Me paré lleno de agradable sorpresa al ver la gran celebridad americana que tanto ansiaba conocer.
A eso de la una de la tarde se detuvo el convoy en Ris; de allí a la casa del general San Martín hay una media hora, que anduvimos en un carruaje enviado en busca nuestra por el señor Balcarce.
A Ramón Meneses, cochero del general San Martín, se le indigestó la innovación; compró un pliego de papel sellado y fuese al ministro Monteagudo con un recurso fundado en esto y lo otro y lo de más allá, reclamando lo que él creía privilegio inmanente a su cargo.
Apenas terminada la ejecución de la última, cuando el general San Martín, poniéndose de pie, exclamó: -¡He aquí el himno nacional del Perú!
El general San Martín y el Congreso de 1823, teniendo en cuenta la tentativa revolucionaria de 1819, dieron a Huamachuco, que hasta entonces era pueblo cabeza de provincia, el dictado de muy noble y fiel ciudad.
Ya, en una de nuestras tradiciones, hemos hecho la exacta descripción del primitivo estandarte, que no reproducimos para que no se diga que nos repetimos como bendición de obispo. Éste, y no el gonfalón de guerra de Francisco Pizarro, fue el obsequiado al general San Martín.
Tuve, pues, el gusto de examinar muy despacio el famoso estandarte de Pizarro, que el Cabildo de Lima regaló al general San martín, en remuneración de sus brillantes hechos.
Lo de que el estandarte obsequiado por el Cabildo de Lima al general San Martín fue el mismo que trajo Pizarro a la conquista, no pasa de una paparrucha, como largamente lo hemos comprobado en una de nuestras tradiciones.