Gaspar de Guzmán

Guzmán, Gaspar de

 
V. Olivares, Gaspar de Guzmán, conde duque de.
Ejemplos ?
Durante la primera etapa de su reinado compartió la responsabilidad de los asuntos de Estado con don Gaspar de Guzmán, Conde-Duque de Olivares, quien realizó una enérgica política exterior que buscaba mantener la hegemonía española en Europa.
Execración contra los judíos (1633), alegato antisemita que contiene una velada acusación contra don Gaspar de Guzmán, Conde-Duque de Olivares y valido de Felipe IV.
Le sucedió su hijo: Ramiro Felipe Núñez de Guzmán y Guzmán (1600-1668), II marqués de Toral, II duque de Medina de las Torres (como heredero de su primera esposa, con el beneplácito de su suegro Gaspar de Guzmán, I conde-duque de Olivares.
El pueblo alcanza su mayor abolengo en el barroco. En el siglo XVII, el III conde, Gaspar de Guzmán, llegará a ser valido del rey Felipe IV.
Hacia 1640, pasó a jurisdicción señorial tras la donación hecha por Felipe IV al Conde Duque de Olivares, don Gaspar de Guzmán, para pagar los servicios prestados en la batalla de Fuenterrabía.
Los jardines tienen su origen entre los años 1631 y 1640, cuando el Conde-Duque de Olivares (Gaspar de Guzmán y Pimentel), valido del rey Felipe IV (1621-1665), le regaló al rey unos terrenos que le habían sido cedidos por el duque de Fernán Núñez para el recreo de la Corte en torno al Monasterio de los Jerónimos de Madrid.
A la muerte de Felipe III, su hijo Felipe IV nombró como valido del reino a Gaspar de Guzmán, conocido como el Conde-duque de Olivares.
En la corte española Vélez gozaba de una altísima consideración que hizo que se pensara en él como posible sucesor del duque de Lerma como valido de Felipe IV, a pesar de que el favorito del rey era Gaspar de Guzmán, conde-duque de Olivares, enemigo declarado de Vélez.
Sin embargo, esta versión que cobró arraigo popular en la época, y que situaría al Duque de Lerma como corrupto, está completamente discutida por historiadores como Hermida Balado, Germán Vázquez o Mónica Martínez García, que sitúan al Duque como víctima de una conspiración, orquestada por Gaspar de Guzmán y Pimentel...
Gaspar de Guzmán y Pimentel Ribera y Velasco de Tovar (Roma, 6 de enero de 1587 - Toro, 22 de julio de 1645) fue un noble y político español, III conde de Olivares, I duque de Sanlúcar la Mayor, I marqués de Heliche, I conde de Arzarcóllar y I príncipe de Aracena, conocido como el conde-duque de Olivares, valido del rey Felipe IV (que reina hasta 1665).
Se casó con María Pimentel de Fonseca, hija del IV conde de Monterrey Jerónimo de Acevedo y Zúñiga y de Inés de Velasco y Tovar, de quien tuvo la siguiente descendencia: Jerónimo de Guzmán, muerto en la infancia; Gaspar de Guzmán y Pimentel, valido de Felipe IV; Francisca de Guzmán; Inés de Guzmán, casada con el VI marqués de Alcañices Álvaro Enríquez de Almansa; Leonor María de Guzmán, casada con Manuel de Acevedo y Zúñiga.
Así mismo, Gaspar de Guzmán escribe sus Papeles dados a Felipe IV sobre materias de gobierno de España y sus agregados (año 1625), en el que, entre otras, y después de unas consideraciones previas sobre la importancia de que todos sus súbditos tengan los mismos derechos que los castellanos, para que estos dejen de ser vistos con celos y rencores en los demás reinos de España, Italia y Flandes, le hace llegar al rey la siguiente reflexión:: Tenga V.