Garcilaso de la Vega

Garcilaso de la Vega

 
(1501?-36) Poeta español. Sus mejores versos están dedicados al desengaño sufrido a causa de la boda y la muerte de la portuguesa Isabel Freyre. El otro tema capital de su lírica es el sentimiento de la naturaleza. Autor de una epístola a Boscán, dos elegías, cinco canciones, treinta y ocho sonetos y tres églogas, que son lo más importante de su obra. Su personalidad es la típica del cortesano del Renacimiento.

Vega, Garcilaso de la

 
Ejemplos ?
Las excursiones a otras chacras nos habían siempre producido desengaños; la nostalgia de la fruta de los "vascos" nos perseguía a todo momento, y jamás vibró en oído humano, en sentido menos figurado, el famoso verso de Garcilaso de la Vega.
Este es un retrato Garcilaso de la Vega y su retrato, por el marqués de Laurencín, Real Academia de la Historia, 1914. Parece que la naturaleza y la fortuna compitiéron en dar á este joven las prendas mas relevantes y mas amables, y en procurar que no se gozáran quitándole la vida en la flor de su juventud.
Tratose después del orden que se debía guardar en los ataques, y resolvieron que para lograr alguna ventaja era necesario salir de la escalera, obligando a los eruditos a que dejando el portalón, pasaran al patio, creyendo todos que allí se les podría combatir más a placer, ya fuese en batalla campal o ya arrojando sobre ellos, desde las ventanas que había alrededor, cuanto pudiera ofenderlos y destruirlos. Aprobado este plan, se dispuso que Garcilaso de la Vega, por estar herido Cervantes, mandase el ala derecha; la izquierda, D.
Nació pues Garcilaso de la Vega en Toledo año de 1503: su padre se llamó del mismo nombre, y fue Comendador mayor de León en la Orden de Santiago, y Consejero de Estado; y su madre Doña Sancha de Guzman, Señora de Bates: ambos de ilustre estirpe.
Suplico a vuestra merced que, pues este libro está debaxo de vuestro amparo, que no pierda nada por esta poca de parte que yo dél tomo, pues, en pago desto, os le doy escrito de mejor letra, donde se lea vuestro nombre y vuestras obras. GARCILASO DE LA VEGA
Apenas rotos los fuegos, se pasaron al campo de Gasca el segundo jefe Cepeda y el capitán Garcilaso de la Vega, padre del historiador.
¡Viva el Rey y Vaca de Castro!— Allí murió Perálvarez Holguín, el más distinguido de los capitanes realistas, que entró al combate con sobreveste blanca, y salió herido Garcilaso de la Vega, padre del historiador.
Fue entonces cuando oí relatar a un indio viejo la tradición que van ustedes a leer, y de la cual habla también incidentalmente Garcilaso de la Vega en sus Comentarios reales.
Y no hay semblante sin llanto, ni sin angustias hay pecho, ni labio que no pregunte con inquietud y con miedo. Garcilaso de la Vega (sin que ni el hambre ni el sueño en su ansiosa vigilancia tengan el menor imperio), ni una hora, ni un solo instante deja el lado del enfermo, y de él los ojos no aparta sentado junto a su lecho: ojos de llanto arrasados, pero de continuo atentos a que nadie, nadie escuche sus fantásticos conceptos, las voces rotas que acaso del delirio en el acceso suelen dar funesta lumbre, revelando hondos misterios.
Una variante de esta dislocación acentual es la sístole, que consiste en que el acento pasa de su lugar legítimo a la sílaba anterior, como en estos dos versos de Garcilaso de la Vega, en que tal artificio es preciso para que el endecasílabo sea regular rítmicamente:::::: ter nia el presente por mejor partido:::::y agrade ce ria siempre a la ventura...
En la literatura castellana, escribieron églogas Juan del Encina, Lucas Fernández, Garcilaso de la Vega, Juan Boscán, Lope de Vega, Pedro Soto de Rojas, Bernardo de Balbuena y Juan Meléndez Valdés.
A la vez es un esfuerzo por ahondar en el origen de la literatura latinoamericana en el siglo XVI, con estudios como el de Enrique Pupo-Walker, que se esfuerza por encontrar las propiedades literarias en los escritos del Inca Garcilaso de la Vega y conjugar lo imaginario y lo retórico con lo literario en el pensamiento histórico, estudiando el uso de técnicas narrativas en discursos historiográficos.