Génova

Génova (Genova)

 
C. del NO de Italia, en la Liguria, cap. de la prov. homónima (1 835 km2 y 946 326 h); 675 639 h. Puerto en el golfo del mismo nombre. Cap. del ducado de Liguria, en el s. XI se convirtió en un municipio libre. Por su excelente situación geográfica no tardó en ser gobernada por la oligarquía de comerciantes, y rivalizó con Pisa y Venecia. Estuvo bajo la soberanía de los Visconti (1421-30), de los Sforza (1464-99) y de los franceses (hasta 1506). El progreso de los turcos en el Mediterráneo señaló el principio de su decadencia. Andrea Doria (1528) la convirtió en una república mercantil. Ocupada por las tropas austríacas durante la Guerra de Sucesión, fue liberada por una insurrección popular. Napoleón la hizo cap. de la República de Liguria (1797) y la incorporó a Francia (1815). Catedral de San Lorenzo (ss. XII-XIV), iglesias de San Donato y Santa María del Castello (s. XII).
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

Génova

Genoa

Génova

Genua

Génova

جنوة

Génova

Генуа

Génova

Gènova

Génova

Janov

Génova

Genova

Génova

Genua

Génova

Ĝenovo

Génova

Genova

Génova

Genova

Génova

Gênes

Génova

גנואה

Génova

Genova

Génova

Genova, GE

Génova

ジェノヴァ

Génova

제노바

Génova

Genua

Génova

Genuja

Génova

Dženova

Génova

Genua

Génova

Genova

Génova

Genua

Génova

Génova

Génova

Genova

Génova

Генуя

Génova

Janov

Génova

Genova

Génova

Ђенова

Génova

Genua

Génova

Cenova

Génova

热那亚

Génova

SFGenoa
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Dos leguas de mi lugar está otro de los más ricos y nobles de la Andalucía, en el cual vive un principal caballero que trae su origen de los nobles y antiguos Adornos de Génova.
Ahora hay comerciantes muy modernos. Ahora mandan barcos prosaicos la dorada Valencia, Marsella, Barcelona y Génova. La ciencia comercial es hoy fuerte y lo acapara todo.
Con los cuatrocientos que me quedaron, con intención de venir a España, me partí para Génova donde había tenido nuevas que estaban dos galeras de aquella señoría de partida para España.
Al cabo de los cuales, vine a Génova, donde no hallé otro pasaje, sino en dos falugas que fletamos yo y otros dos principales españoles; la una para que fuese delante descubriendo y la otra donde nosotros fuésemos.
Grecia, Roma, Venecia, Génova, Suiza, Holanda, y recientemente el Norte de América vencieron a su contrarios sin auxilio de tropas mercenarias, siempre prontas a sostener al despotismo y a subyugar a sus conciudadanos".
Havestadt, abandona Chile y luego de varias peripecias, incluso naufragios y pérdida de casi todas sus pertenencias y papeles, pasando por Perú y Colombia, llega a Génova en 1770 donde transita por varias ciudades y conventos, llegando a su monasterio de Westfalia recién en 1772.
¡Cuál sería el regocijo de los malévolos detractores del señor don Juan al saber que éste, en vez de dirigirse a Ginebra para acudir a Vevey, había ido a dar con sus huesos a Génova, y desconociendo el idioma, confundido, mareado, indispuesto, no había conseguido llegar a la Asamblea magna sino con toda la oportunidad del mundo, después de la última sesión!
He oído decir el otro día que se trataba de hacer cornudos reales, como escribanos y repartirlos por las calles para el buen despacho, con su rótulo encima como curiales, que diga: "aquí se despacha para Génova, Roma, Francia".
No puede ser salida destos inconvenientes decir que no hay otros con quien hacer asientos, estando el caudal de la república de Génova en pie, república cristianísima y opulenta, y la puntualidad y verdad de los nobles ginoveses en el propio grado que la hemos experimentado siempre, con letras verdaderas, seguras y efectivas, pues con ellas han asistido hasta ahora a las grandes ocurrencias del invicto emperador Carlos Quinto, Vuestro bisabuelo, y a las de Vuestro abuelo don Felipe Segundo y a las que tuvo tan apretadas Vuestro santo y glorioso padre el señor rey don Felipe Tercero.
En la actualidad el gremio de almaceneros está compuesto en su mayoría por comerciantes ibéricos, pero hace quince y veinte años, la profesión de almacenero en Corrales, la Boca, Barracas, era desempeñada por italianos y casi todos ellos oriundos de Génova.
Que pues doblón o sencillo Hace todo cuanto quiero, Poderoso Caballero Es don Dinero. Nace en las Indias honrado, Donde el Mundo le acompaña; Viene a morir en España, Y es en Génova enterrado.
Nadie dice la España de Pinillos, sino la España de Cervantes. Y Napoleón sólo vale más que toda la historia de la Córcega; como Cristóbal Colón vale más que toda la historia de Génova.