Fruela

Búsquedas relacionadas con Fruela: Favila

Fruela

 
Nombre de varios reyes de Asturias.
Fruela I (Froila) (722?-768) Rey de Asturias en 757-768, hijo de Alfonso I. Se le atribuyen la fundación de Oviedo y la pacificación de los vascos.
Fruela II (m. 925) Rey de Asturias en 910, hijo de Alfonso III. Heredó de sus hermanos García y Ordoño II los reinos de Galicia y Léon.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Algo hubo, de recelar o de prever don Fruela, y ordenó a su mujer que alejase al expósito del trato y de la convivencia de su hija.
Una lluvia de infamantes latigazos cayó sobre sus espaldas. Don Fruela le había sorprendido, le castigaba y le afrentaba furioso.
Los sicarios, encargados de matar al niño, habían tenido piedad de él y le habían expuesto a la puerta del castillo de don Fruela.
Plácido, recogido por caridad en el castillo, e hijo de padres desconocidos, había sido criado con amor por doña Aldonza, la mujer de don Fruela.
El feroz don Fruela, lejos de apiadarse, le azuzó los perros para que le devoraran, y ordenó a los monteros que disparasen contra él sus agudas flechas.
Afrentado el mozo, aunque en edad tan tierna, no reflexionó en el peligro ni en lo desigual de la lucha, y venablo en manos se lanzó contra don Fruela para matarle.
Lanzado ya al mundo de nuevo, con veinte años de edad, con aliento y brío y con caballo y armas, ¿dónde había de ir Plácido sino al castillo de don Fruela a pedirle estrecha cuenta de todo?
Pronto, por un anciano criado, única persona que halló y que al desmontar le tuvo el estribo, se enteró de la inmensa desventura que abrumaba a aquella familia. Don Fruela, acusado de alta traición, estaba en Oviedo y debía ser condenado a muerte.
Tres caballeros de la casa de don Raimundo estaban prontos a sostener la acusación en palenque abierto contra los defensores de don Fruela, el cual había apelado al juicio de Dios.
Sumisa doña Aldonza, cumplió las órdenes de su marido; pero no hasta el extremo de evitar por completo que el pajecillo y la niña se viesen y se hablasen. La menor frecuencia en el trato produjo un efecto contrario al que don Fruela deseaba.
Desde muy niño, desde el albor de su vida, de que no tenía sino muy confusas memorias, se había criado en el castillo del terrible don Fruela, poderoso magnate de la montaña.
Desde este tiempo hasta el ano de 843, en que fue elegido para la suprema judicatura de Castilla, no se sabe cosa memorable de este varón ilustre que esté legítimamente comprobada, excepto su matrimonio con Doña Teresa Nuñez, hija segunda de, su primo, como biznietos ambos del Duque de Cantabria D. Fruela.