Francisco de Zurbarán

Zurbarán, Francisco de

 
(1598-1664) Pintor español, uno de los más notables artistas de la escuela sevillana. Fue llamado el Caravaggio español a causa de su paleta oscura, aunque sea por la severidad, el rigor y la austeridad la antítesis de aquel. Obras: Visión de san Pedro Nolasco, Santa Casilda y San Diego de Alcalá, entre otras.
Ejemplos ?
Archivo:Piero, sant'agata.jpg Piero della Francesca: Sant'Agata en el Políptico de San Antonio, de Piero della Francesca. Archivo:Santa Agueda - Zurbarán (detalle).png Francisco de Zurbarán: Santa Águeda.
Sus representaciones se alejan del realismo de Velázquez y sus composiciones se caracterizan por un modelado claroscuro con tonos más ácidos. Francisco de Zurbarán nació el 7 de noviembre de 1598 en Fuente de Cantos (Badajoz).
A partir del siglo XVII, los búcaros aparecen en los bodegones barrocos de Juan van der Hamen, Francisco Palacios, Juan de Espinosa, Antonio de Pereda, Francisco de Zurbarán o Giuseppe Recco, además de en retratos de la Corte española como los de Alonso Sánchez Coello y en Las meninas de Diego Velázquez.
Entre los exponentes del llamado Siglo de Oro de la pintura española se encuentran Francisco de Zurbarán, Juan Carreño de Miranda, Bartolomé Esteban Murillo y Diego Velázquez ("Retrato del Conde-Duque de Olivares").
El retablo mayor es obra de Luis de Figueroa, de 1629, que contiene siete lienzos de Francisco de Zurbarán (Visión de San Pedro, Conversión de San Pedro, San Pedro, San Pablo, San Hermenegildo y San Fernando) y los dos centrales atribuidos a los hermanos Polanco y que representan el martirio de San Esteban, la Adoración de los pastores y Cristo crucificado.
Al barroco pertenecen Diego Velázquez, pintor de complejas composiciones intelectualizadas que ahonda en el misterio de la cruda e intensa luz y la perspectiva aérea; los tenebristas caravaggiescos Francisco de Zurbarán, gran pintor de frailes y bodegones, Francisco Ribalta y José de Ribera, formado en Italia, donde era llamado «el Españoleto», y a quien se le daban especialmente bien las tonalidades de la piel; en Sevilla los dos Herreras (el Viejo y el Mozo), Bartolomé Esteban Murillo, polo positivo frente al lúgubre Juan de Valdés Leal, y, en Córdoba, Antonio del Castillo.
Fue lugar de nacimiento de los pintores Francisco de Zurbarán y Nicolás Megía, así como del obispo prior y diputado José Casquete de Prado En honor a estos dos pintores se celebran anualmente sendos concursos de pintura.
El primero de ellos, celebrado a principios del mes de junio, es el concurso nacional de pintura al aire libre Francisco de Zurbarán y el segundo es el Concurso Nacional de pintura Nicolás Megía.
También fue notoria su fama como autor de naturalezas muertas, principalmente frutas, aspecto de su trabajo desconocido actualmente y que lo relaciona con Blas de Prado y Sánchez Cotán. Esta faceta de su oficio, al decir de Diego Angulo Íñiguez, pudiera hacer de él un precursor de Francisco de Zurbarán.
Su fiel amigo Velázquez falleció en 1660. El 27 de agosto de 1664 Francisco de Zurbarán murió en Madrid. Fue enterrado en el convento de Copacabana, destruido en el siglo XIX a raíz de la desamortización de Mendizábal, perdiéndose los restos del pintor.
Las naturalezas muertas pintadas por Meléndez son normalmente de tamaño pequeño y presentan la austera tradición de la pintura de naturaleza muerta española del siglo XVII, iniciada por los maestros del Siglo de oro Juan Sánchez Cotán y Francisco de Zurbarán.
Coleccionó pinturas de el Greco, Francisco de Zurbarán, José Ribera, Alonso Cano, Diego Velázquez, Francisco de Goya, Joaquín Sorolla, Mariano Fortuny, Ramón Casas, Santiago Rusiñol, Isidro Nonell e Ignacio Zuloaga y esculturas y objetos artísticos españoles de cerámica y orfebrería para su museo.