Francisco Navarro Villoslada

Navarro Villoslada, Francisco

 
(1818-95) Literato español. Es autor de novelas históricas inspiradas en la tradición vasca: Doña Blanca de Navarra (1874).
Ejemplos ?
Sancho Saldaña, de José de Espronceda El doncel de don Enrique el doliente, de Mariano José de Larra Cristianos y moriscos, de Serafín Estébanez Calderón Doña Isabel de Solís, reina de Granada, de Martínez de la Rosa El señor de Bembibre, de Enrique Gil y Carrasco Men Rodríguez de Sanabria, de Manuel Fernández y González Abelardo y Eloísa, de Ramón Ortega y Frías Amaya o los vascos del siglo VIII, 1879, de Francisco Navarro Villoslada.: Doña Blanca de Navarra, del mismo.
Desde muy joven colaboró en periódicos y revistas: El Fomento Literario de Gonzalo Calvo Asensio y otras de marcado acento católico como El Pensamiento Español, dirigido por Francisco Navarro Villoslada; El Fénix, periódico de la Unión Católica dirigido por Ceferino Suárez Bravo; La España, La Unión Católica de los Pidal, etc.
Sus inquietudes políticas desembocaron en la fundación con su amigo don José Alonso de Ibáñez, Marqués de Santa Cruz de Inguanzo, don Francisco Navarro Villoslada y don Gabino Tejado, del periódico El Pensamiento Español, máximo exponente de la corriente denominada neocatolicismo que se convertiría muy pronto en uno de los principales diarios carlistas de su tiempo.
También colaboró en El Padre Cobos, con José Selgas, Francisco Navarro Villoslada, Eduardo González Pedroso y Garrido y en El Siglo Futuro con el pseudónimo "Ovidio".
Amaya o Los vascos en el siglo VIII, del escritor carlista Francisco Navarro Villoslada obedece igualmente a un nacionalismo típicamente romántico, mientras que las obras anteriores obedecen más bien a la nostalgia burguesa por la desaparición del pasado, vinculable al nacimiento de otros géneros del Romanticismo como el artículo de costumbres.
Amaya o los vascos en el siglo VIII es una novela histórica de Francisco Navarro Villoslada. Se fue publicando desde 1877 en la revista Ciencia Cristiana, de ideario carlista, correspondiente con el del autor.
La escasez de datos ha llevado a crear la leyenda sobre el Domuit vascones (dominó a los vascones), una supuesta frase que se incluiría en las crónicas de todos los reyes godos, pero que parece ser una invención del novelista Francisco Navarro Villoslada.
El mito de la pureza de la "raza vasca" alcanzará gran difusión gracias a Amaya o los vascos en el siglo VIII, un obra antisemita de Francisco Navarro Villoslada publicada como folletón entre 1877 y 1879.
Distintos personajes, como Aitor (según los textos de Augustin Chaho y Francisco Navarro Villoslada), o San Martinico (según los textos recogidos por Miguel Barandiarán), son héroes civilizadores en la mitología vasca.
Sin antecedentes penales, simpatizante del partido progresista, era morigerado en sus costumbres y de carácter sosegado, según atestiguaron el periodista Francisco Navarro Villoslada, los diputados Diego Coello y Quesada, Pelegrín Pagés y Agustín Armendáriz y el abogado Félix Erenchun, con quienes mantenía relaciones de amistad.
Recientemente, Miguel Izu ha ofrecido otra explicación sobre el origen de esta frase y que la sitúa en 1877. Francisco Navarro Villoslada en la introducción de Amaya o los vascos en el siglo VIII escribe: Según Izu, probablemente con esa locución latina Navarro Villoslada se tomara una licencia literaria para hacer un resumen de las noticias históricas sobre las guerras entre godos y vascones y reflejar su idea, tomada de autores como José de Moret o Fermín Gonzalo Morón, de que los vascones no fueron nunca sometidos, pero la expresión se asume como un hecho histórico por los autores posteriores y se adorna con otros datos igualmente ficticios.
Establecieron contacto con intelectuales vascos del País Vasco-Francés como Antoine d´Abbadie, Intxauspe, Duvoisin y Luis Lucien Bonaparte; de Álava como Moraza, Egaña, Herrán y Ortíz de Zárate; de Guipúzcoa como Manterola, Soraluce, Arquistáin; y Vizcaya como Sagarmínaga, Trueba y Delmás. Francisco Navarro Villoslada fue socio de honor de la Asociación Euskara de Navarra, en su célebre novela Amaya o los vascos en el siglo VIII afirma el autor la unidad radical de las siete tribus vascas de Escualerría y el mutuo apoyo de las cuatro penisulares.