Francisco Martínez Marina

Martínez Marina, Francisco

 
(1754-1833) Historiador y sacerdote español. Intentó unir la obra de las Cortes de Cádiz con las Cortes castellanas. Autor de Teoría de las cortes (1813).
Ejemplos ?
El jurista liberal Francisco Martínez Marina calificó a la obra de Juan de la Reguera Valdelomar en su Ensayo histórico-crítico sobre la antigua legislación de los reinos de León y Castilla (Madrid, 1808) de::«Vasta mole levantada de escombros y ruinas antiguas; edificio monstruoso, compuesto de partes heterogéneas y órdenes inconciliables; hacinamiento de leyes antiguas y modernas».
Algunos historiadores del siglo XIX, como Manuel Colmeiro y Penido y Francisco Martínez Marina, creyeron erróneamente que el ordenamiento de estas Cortes no se había conservado, pero en la Biblioteca Nacional de España existe un manuscrito del siglo XVIII que contiene una copia de dicho ordenamiento, otorgada por Fernando IV a la ciudad de Palencia el 6 de junio de 1300.
Bernardo Alonso Ablanedo, considerado el primer cronista de Llanera, en su Descripción del concejo de Llanera, de 1804, para el Diccionario geográfico-histórico de Asturias, de Francisco Martínez Marina, la describe como de tres naves chicas, fundada la de su medio sobre arcos con una altura aproximada de doce pies castellanos.
En ese entonces el espacio de la plaza era más reducido que el actual ya que había una hilera de casas, que adosadas al palacio episcopal, bajaban hasta la Calle de San José delimitando de esta manera la Calle Canóniga. En una de estas casas nació en 1754 el jurista Francisco Martínez Marina.
Según la teoría tradicional, compartida por Francisco Martínez Marina y Antonio Solalinde, las Siete Partidas fueron redactadas por una comisión de juristas (o por la cancillería real), y la intervención del rey Alfonso X se habría limitado a indicar la finalidad del texto y las materias a tratar, además de encargarse de revisar y enmendar personalmente el trabajo de la comisión.
Defensa del doctor Don Francisco Martinez Marina contra las censuras dadas por el tribunal de la Inquisicion á sus dos obras Teoría de las Córtes: y el Ensayo histórico-crítico sobre la antiqua legislación de España, Madrid, 1861. Mª Concepción Castrillo Llamas, "D. Francisco Martínez Marina: el hombre y su obra", en Medievalismo, núm 2 (1992), pp.
José Antonio Escudero López, "Francisco Martínez Marina y el liberalismo espñol del XIX", en Asamblea: revista parlamentaria de la Asamblea de Madrid, núm.
1 (1999), pp. 3-10. Francisco Martínez Marina, Obras escogidas. Edición de José Martínez Cardós (Madrid: Atlas (NBAE), 1966, 1968 y 1969), 3 vols.
El 1 de abril de 1803 había ingresado como individuo honorario en la Real Academia de la Historia, a proposición de su director, Francisco Martínez Marina; academia que le nombró académico supernumerario el 22 de aquel mes, de la que llegó a ser censor en 1805 y director por un trienio, por nombramiento efectuado el 27 de noviembre de 1807; el 13 de noviembre de 1804 había sido admitido también como académico honorario en la Real Academia Española.
Diego de Saavedra Fajardo y Alonso Núñez de Castro, Madrid: Benito Cano, 1789. Francisco Martínez Marina, Londres: Cox, Hijo y Baylis, 1810.: Mismo autor, Madrid: Fermín Villalpando, 1813, 2 volúmenes., 1823, Imp.
Bernardo Alonso Ablanedo, cura de San Cucao, en su Descripción del concejo de Llanera (1804), para el Diccionario geográfico-histórico de Asturias de Francisco Martínez Marina, indica que los vecinos de la parroquia de Villar de Veyo son 120 y 600 las «almas de confesión», que se reparten entre las caserías y los lugares de Veyo, Villar, La Temprana, Castiello, Pilas, Pontón, La Zigoña, Vega de Formanes, Villabona y La Miranda.
Su trabajo le fue recompensado con el sueldo de oidor y publicó un suplemento a esta magna obra en 1808, cuando estalló la Guerra de la Independencia y, como no podía ser menos en un trabajo tan ingente y encomendado a una sola persona, empezaron a ser visibles en su labor algunos errores y malas lecturas que le fueron señalados por algunos juristas y, en especial, por el liberal Francisco Martínez Marina, primero ambiguamente en 1808 y luego con más detalle en su Juicio crítico de la Novísima Recopilación (1820), escrito tras la muerte de De la Reguera.
Buscador de palabras ?