Francisco Cerdá y Rico

Cerdá y Rico, Francisco

 
(1739-1888) Erudito español. Publicó obras de Cervantes Salazar, Lope de Vega, Jorge Manrique, etc. Autor de La expedición de los catalanes y aragoneses contra turcos y griegos.
Ejemplos ?
Editó Syntra Francisco Cerdá y Rico en sus Clarorum hispanorum opuscula selecta et rariora tum latina, tum hispana magna ex parte nunc primum in lucem edita (Madrid: Antonio de Sancha, 1781) y Marcelino Menéndez Pelayo lo tradujo al español.
Francisco Cerdá y Rico (Castalla, Alicante, 1739 - Madrid, 1800), erudito, humanista, jurisconsulto y escritor español de la Ilustración.
En la década siguiente a la publicación de esta obra, la opinión que en ella se sostenía fue impugnada por el canónigo Manuel Rosell, defensor acérrimo de la aparición del santo, que puso en duda que la obra fuera de autoría legítima del marqués, ante el silencio del editor Francisco Cerdá y Rico; Rosell fue a su vez refutado por Juan Antonio Pellicer, que saliendo en defensa de Mondéjar Juan Antonio Pellicer: (1791), pág.
El ilustrado Francisco Cerdá y Rico editó algunas en 1779 y el también ilustrado Gregorio Mayáns y Siscar otra más completa (Valencia: Tomás de Orga, 1785), a la que agregó además una biografía, entre otras muchas reimpresiones que tenían como definitiva la realizada por Quevedo.
Fue un fecundo investigador, autor de ediciones y traducciones de textos árabes e innumerables estudios literarios, históricos, bibliográficos y eruditos de su especialidad y sobre autores de la literatura española en general, como Enrique Flórez, Jorge de Montemayor, Juan Meléndez Valdés, Juan Ruiz de Alarcón, Francisco de Quevedo, Francisco Cerdá y Rico, Miguel de Cervantes y Juan López de Hoyos.
El Cancionero de Jorge de Montemayor, 1931. Don Francisco Cerdá y Rico, su vida y sus obras, 1928. Testamento de Juan López de Hoyos, maestro de Cervantes, 1921.
Su obra fundamental fue la muy erudita Nueva idea de la tragedia antigua o Ilustracion ultima al libro singular de Poetica de Aristoteles Stagirita, Madrid: Francisco Martínez, 1633, también reimpresa por Francisco Cerdá y Rico con notas (Madrid: Antonio de Sancha, 1778).
Fruto de su relación extramatrimonial con Pero Núñez Carpentero nació un hijo ilegítimo, noticia recogida en las crónicas de Rui de Pina y en la Crónica de Alfonso XI: "Et este maestre Don Juan Nuñez fue hijo de la Infanta Doña Blanca, señora de Las Huelgas en Burgos, fija del rey Alonso de Portogal et hermana del rey Don Donis de Portogal; et ovolo en ella un caballero que decían Carpentero." Cfr., 2ª edición. Don Francisco Cerdá y Rico, Parte I, Año M.DCCLXXXVII (1777), p.
Científicos de la Primera Ilustración: Los novatores que habían iniciado su renovación de la ciencia española en las últimas décadas del siglo XVII, continuaron su actividad en la primera mitad del siglo XVIII, en campos como astronomía y matemáticas (Tomás Vicente Tosca, Juan Bautista Corachán, Francisco Cerdá y Rico) y medicina (Andrés Piquer y médicos catalanes —Gaspar Casal Julián, Pedro Virgili, Antonio Gimbernat y Arbós, Francisco Salvá, Francisco Santpons).
Reeditó sus libros y prosiguió la correspondencia que este mantenía con un amplio grupo de ilustrados: Pedro Rodríguez Campomanes, Francisco Cerdá y Rico, Eugenio Llaguno y Amírola, Juan Bautista Muñoz, Juan Andrés...
Muchos eruditos, sin embargo, se aprovecharon de sus investigaciones sin llegar a agradecérselo; ayudó a Enrique Flórez y a Manuel Risco en su España sagrada, a Liciniano Sáez, a Francisco Cerdá y Rico y a su admirado Francisco Méndez, entre otros; éste último declara que su Tipografía española se debe casi enteramente a él y que Joaquín José de Landázuri y Romarate le plagió su Historia de Álava en seis volúmenes.
Además de estos autores, participaron en la tertulia los escritores españoles Tomás de Iriarte y sus hermanos, Félix María Samaniego, Jovellanos, Juan Meléndez Valdés y Juan Bautista Muñoz, Entre los dramaturgos, acudían Luciano Francisco Comella y Gaspar Zavala y Zamora e Ignacio López de Ayala; entre los pintores Francisco de Goya; y en el capítulo de eruditos e historiadores estaban: Francisco Cerdá y Rico, Vicente de los Ríos, Enrique Ramos, el doctor y periodista Manuel Casal, o el botánico Casimiro Gómez Ortega; además de súditos italianos como Juan Bautista Conti y Mariano Pizzi.