Francesco Solimena

Solimena, Francesco

 
(1657-1747) Pintor italiano. Autor de Rebeca y Eliezer y Santa Ana y la Virgen.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
La escuela barroca, en particular en la estela de Francesco Solimena y Luca Giordano, es evidente tanto en sus obras de carácter profano, como los frescos pintados para los palacios reales de Turín y Nápoles, como en las obras pintadas para la iglesia, como la Epifanía de la iglesia de la Nunziatella en Nápoles, la Multiplicación de los panes de la catedral de Foggia y la tela de San Plácido en la iglesia de Poggio Imperiale.
Nacido en Gaeta, marchó a Nápoles en 1690, realizando (a partir de 1693) su aprendizaje en el taller de Francesco Solimena, a quien ayudó (1703) en los trabajos de decoración de la Abadía de Montecassino.
Es la iglesia barroca más bella de la ciudad. Tiene cuadros de Andrea Sabatini y Francesco Solimena. Chiesa di San Pietro in Vinculis.
Con doce años fue enviado a Nápoles a seguir estudios literarios que poco más tarde abandonó para iniciarse en el estudio del dibujo con Nicola Maria Rossi, discípulo de Francesco Solimena, a cuya escuela pasó luego a estudiar geometría, perspectiva y arquitectura, estudios según De Dominici necesarios para progresar en el difícil arte de la pintura.
Tras formarse en el taller de Domenico Viola, a partir de 1708 entró a formar parte del estudio de Francesco Solimena, donde permaneció hasta 1730.
Reprodujo pinturas de viejos maestros como Rafael, Tiziano, Agostino Carracci, Domenichino y Guercino, así como de colegas de su época como Antonio Balestra, Francesco Solimena y Felice Boscaratti.
Formado con Francesco Solimena, llegó a ser pintor de la corte de Fernando IV de Borbón, maestro de dibujo del duque de Calabria y de los restantes príncipes, y director de modelado de la Real Fábrica de Porcelana de Portici —sucesora de la fábrica de Capodimonte— de cuya organización se encargó en 1771.
Los arropan ejemplos de Piero di Cosimo, Sebastiano Mainardi, Franciabigio, Bernardino Luini, Perin del Vaga, Giuseppe Arcimboldo, Paris Bordone, Moroni, Francesco Salviati, Garofalo... hasta autores del barroco y el rococó como Sebastiano Ricci, Francesco Solimena y Pompeo Batoni.
Eran mucho más civilizados y cultos que los espectros de las alcantarillas londinenses. Los amigos de Carlisle fueron una gran fuente de inspiración para Francesco Solimena.
Más adelante, en 1737, una vez entronizado rey de las Dos Sicilias, Molinaretto fue llamado a Nápoles para que retratase de nuevo al monarca, descontento con los retratos que le había hecho Francesco Solimena.
Se le ha considerado como un proto Tiépolo, reviviendo la gran manera de Cortona en un estilo que brillaría con Tiépolo. También, de la unión de su escuela napolitana con la tradición veneciana, prepararía el camino a Francesco Solimena.
En el castillo también se alojaron como huéspedes escritores como Dante Alighieri o Boccaccio. El pintor Francesco Solimena pasó la mayor parte de su vida en Nocera.