Francesco Redi

Redi, Francesco

 
(1626-98) Naturalista italiano. Demostró que los insectos no nacen por generación espontánea.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
El clima y el ritmo de vida en Italia, sin embargo, eran según el gusto de Hunt, por lo que residió allí hasta 1825, produciendo en aquellos años Ultra-Crepidarius: a Satire on William Gifford (1823), y su traducción de 1825 de la obra de Francesco Redi Bacco in Toscana.
La hipótesis de la generación espontánea fue rechazada por Francesco Redi (1626-1697), quien en 1665 demostró que los gusanos que eran detectados en la carne provenían de las larvas de moscas, que no aparecían si se protegía la carne con una malla fina.
Junto con el italiano Francesco Redi (1626-1697) y otro neerlandés, Jan Swammerdam (1637-1680), hace numerosas observaciones sobre los insectos y sobre su reproducción.
Tan sólo sería rebatida por los experimentos de los científicos Lazzaro Spallanzani, Francesco Redi y en última instancia Louis Pasteur.
El daño a las unidades esperadas puede ser entre rangos de 450 y 780 mV. El primer material en el que aparece el EMG fue en el de trabajo de Francesco Redi en 1666.
En la edad Media el sabio Avicena elaboró en Persia un tratado completo sobre helmintos y nematodos y métodos para combatirlos y curarlos. Francesco Redi (1686) y luego Lázaro Spallanzani.
Su atención recayó también sobre las figuras que reconciliaron la ciencia con la vida cotidiana, como (Lorenzo Magalotti y Francesco Redi sobre todo), y dedicó su último trabajo a la figura del protomédico de Bolonia Leonardo Fioravanti.
En 1668, el italiano Francesco Redi, realizó un experimento en el que comprobó que no aparecía ninguna larva en la carne en descomposición cuando se impedía que las moscas depositaran en ellas sus huevos.
Su propio talento literario, su pertenencia a la célebre Accademia della Crusca (con el nombre de Polibio Emonio), gracias a la que alcanzó un exquisito gusto crítico y conocimientos clásicos, y las relaciones sociales fruto de su estatus como parte de la aristocracia florentina vinculada con la Casa de Capponi, explican suficientemente bien su posición dentro del círculo literario junto a eminentes hombres de letras como Lorenzo Magalotti, Benedetto Menzini, Anton Francesco Gori y Francesco Redi.
Diversos experimentos se realizaron desde el año 1668 en virtud de encontrar respuestas hasta que Louis Pasteur demostró definitivamente a mediados del siglo XIX que la teoría de la generación espontánea es una falacia, postulando la ley de la biogénesis, que establece que todo ser vivo proviene de otro ser vivo ya existente. Francesco Redi (1626-1691), reconocido médico italiano, fue uno de quienes dudaron de la generación espontánea: pensaba que los insectos jamás podrían nacer de la putrefacción.
En una época en la que se creía tanto en la creación como en la generación espontánea, Francesco Redi era uno de los que dudaba de ella, por eso realizó el siguiente experimento: Colocó un trozo de carne en tres jarras iguales, la 1º la dejó abierta, la 2º la tapó con un corcho, y la 3º la dejó cubierta con un trozo de tela bien atada.
Aún con los resultados obtenidos y los de otros autores, la gente seguía creyendo en la generación espontánea, y Francesco Redi se vio obligado a admitir que en ciertas ocasiones sí se podía dar la generación espontánea.