Fonseca

Fonseca

 
Golfo de América Central, en el Pacífico, entre las costas de El Salvador, Honduras y Nicaragua.
Ejemplos ?
Ese artículo, Fonseca...
Lo decía el celebrado Gavinet con palabra elocuente: “El punto de partida de la política exterior de un país es la política nacional, pues que de ésta depende el rumbo que se ha de imprimir aquélla; y, asimismo, el punto de partida de la política interior, es la idea que se tiene del papel que la nación ha de representar en la política extranjera.” No hace muchos años, en 1931, un escritor hondureño, tratando en su tesis de licenciatura el problema del establecimiento de la Base Naval Norteamericana en el Golfo de Fonseca con relación al Derecho Internacional...
II Don Antonio de Fonseca, caballero de alta ley, de los Católicos Reyes el noble embajador es, que al rey de Francia acompaña y le sigue por doquier, y avisado por el duque viene en el momento aquel.
Muchos años hacía que Gilledo y Fonseca eran uña y carne en el terreno de la ciencia. Iniciador Gilledo de ciertas teorías muy complicadas acerca del movimiento de las razas primitivas y otras baratijas prehistóricas, Fonseca había acogido sus hipótesis con entusiasmo, sin envidia; había hecho de ellas aplicaciones muy importantes en lingüística y sociología, en libros más leídos, por más elocuentes, que los de Gilledo.
ARTÍCULO 108 El régimen judicial y gobierno interior o local de las Islas de la Bahía en el Atlántico, y las del Golfo de Fonseca en el pacifico pueden ser distintos de los adoptados en esta Constitución para los demás pueblos de la República.
Tanto se estimaban, y tan prudentes y verdaderamente sabios eran, que depuestos, como era natural, todas las rencillas y odios que les habían separado mientras no se conocían, no sólo se trataron en adelante con el mayor respeto y mutua consideración, sin disputarse cosa alguna..., sino que, al día siguiente de su gran descubrimiento, coincidieron una vez más en el propósito de dejar cuanto antes las aguas y volverse por donde habían venido. Y, en efecto, aquella misma tarde Gilledo tomó el tren ascendente, hacia el sur, y Fonseca el descendente, hacia el norte.
El personaje ideal, pero de carne y hueso, que ambos se habían forjado cuando se odiaban y despreciaban sin conocerse, era el que subsistía; el amigo real, pero invisible, de la correspondencia y de la teoría común, quedaba desvanecido... Para Fonseca el Gilledo que había visto seguía siendo el aborrecido archivero; y para Gilledo, Fonseca, el odioso boticario.
Los territorios situados en tierra firme dentro de sus límites territoriales y las islas y cabos en el Golfo de Fonseca, cuyos derechos están respaldados con títulos expedidos durante el régimen Colonial Español; 2.
Y al cabo de un año, un Jahrbuch alemán publicó un artículo de sensación para todos los arqueólogos del mundo. Se titulaba "Una disidencia" Y lo firmaba Fonseca.
Francisco Pardiñas Villar de Francos, natural de Santiago, Colegial distinguido del de Fonseca, que asistió en 1731 á la inauguración de la Academia Compostelana.
Francisco de Borja de Urrejola.- Fray Domingo González.- Fray Lorenzo Barrano.- Fray Felipe Garramuño.- Fray Salvador Sepúlveda.- José Velásquez.- Tomás Plá.- Joaquín de Unzueta.- José María Arriagada.- Manuel de Acuña.- José Hurtado.- Manuel Berraña.- Apolinar del Pino.- José María Soto.- José Ramón Vargas.- Pedro José Zapata.- Esteban Fonseca.- Fray Juan Almirall, Secretario, Señores de la Junta del Supremo Gobierno del Reino de Chile don José Miguel Infante, don Agustín de Eyzaguirre y don José Ignacio Cienfuegos.
Francisco) natural de la ciudad de Betanzos, colegial en los colegios de Cuenca, el mayor de Salamanca y en el mayor de Fonseca en Santiago; Canónigo de Astorga, Penitenciario en la metropolitana Iglesia del Apostol Santiago, Obispo de Mechoacan, y finalmente Arzobispo de México, cuya elección se hizo en 1681.