Flavio Honorio I

Honorio I, Flavio (Flavius Honorius)

 
(384-423) Emperador de Occidente en 384-423, tras el reparto del Imperio romano por su padre Teodosio el Grande. Tras el saqueo de Roma por Alarico, concedió al sucesor de este, Ataulfo, la mano de Gala Placidia y el derecho a establecerse en Hispania, a cambio de la retirada de Italia. Perdió además la Galia y Britania. Protegió a la Iglesia católica, persiguiendo toda manifestación de paganismo y de herejía en beneficio del cristianismo.