Filipos

Filipos

 
Antigua c. del N del Egeo, cerca del límite de la Tracia con Macedonia, llamada en un principio Crenides hasta que cayó bajo el dominio de Filipo II de Macedonia (358 a C). Famosa por la batalla en que Antonio y Octavio vencieron a Bruto y Casio (42 a C). Ruinas del teatro del s. IV a C, de termas del s. III y de las basílicas del Bajo Imperio y paleocristianas.
Ejemplos ?
La droga por sí misma no obraba en un sentido más que en otro, no era por sí ni divina ni diabólica; abrió las puertas que encarcelaban mis inclinaciones, y de allí, como los prisioneros de Filipos, salió corriendo quien quiso.
11 Partidos pues de Troas, vinimos camino derecho á Samotracia, y el día siguiente á Neápolis; 12 Y de allí á Filipos, que es la primera ciudad de la parte de Macedonia, y una colonia; y estuvimos en aquella ciudad algunos días.
6 Y nosotros, pasados los días de los panes sin levadura, navegamos de Filipos y vinimos á ellos á Troas en cinco días, donde estuvimos siete días.
Contigo padecí la derrota de Filipos, y en la fuga acelerada abandoné cobardemente el escudo, viendo que se estrellaba nuestro arrojo y que los más valientes mordían el polvo ensangrentado.
La prisión se volverá palacio, pues allí moran los que tienen mucha fe, y los lóbregos muros serán alumbrados con luz celestial como cuando Pablo y Silas oraron y alabaron a Dios a medianoche en el calabozo de Filipos.-CS 684-685 (1911).
De él con los auspicios las murallas vencidas paz pedirán de la asediada Módena, Farsalia lo sentirá a él, y de nuevo se mojarán de matanza los ematios Filipos, y un gran nombre será vencido en las sículas ondas, 825 y de un romano general la esposa egipcia, en sus antorchas no para bien confiada, caerá, y en vano habrá ella amenazado que servirían los Capitolios nuestros al Canopo suyo.
Del Quinto Fernando muchas de ellas son, allende de algunas de Carlos Primero, de entrambos Filipos, Segundo y Tercero; y henchido de todas le endonó un bolsón.
Lo mismo lamentaron muchos romanos, al establecerse el principado de Augusto, de forma directa o irónica: recuérdese que Horacio luchó contra Octavio Augusto en Filipos, y de ahí su triste poema sobre el abandono de su escudo en dicha batalla ( Odas, 2,7), que recuerda a Arquíloco, pero también la desgracia reciente de las guerras civiles de Roma.
Y ansí avino que vieron otra vez, los campos vieron filipos los Romanos, que sin tino escuadras contra escuadras concurrieron; ni tuvo el crudo cielo por indino que Ematia por dos veces, ¡ay!, bañada con nuestra sangre fuese ansí engrosada, Será que en algún tiempo, trastornando la tierra el labrador con corvo arado, los hierros de los dardos irá hallando, el hierro del orín casi gastado; y en los vacíos yelmos arrastrando encontrará con el legón pesado, y rotos los sepulcros, allí espesos con pasmo mirará los grandes huesos.
Por haber amado vuestras fuentes y vuestros coros no perecí en el desastroso combate de Filipos, ni a la caída de un árbol funesto, ni en los escollos de Palinuro, que azota el mar de Sicilia.
Nos embarcamos en Tróada y fuimos derechos a Samotracia, y al día siguiente a Neápolis; 12. de allí pasamos a Filipos, que es una de las principales ciudades de la demarcación de Macedonia, y colonia.
Palas en esto láminas vestida quinto de los planetas quiere al Cuarto de los Filipos, duramente hecho genial cuna su pavés estrecho.