Fernando de Herrera


Búsquedas relacionadas con Fernando de Herrera: Garcilaso de la Vega, san Juan de la Cruz

Herrera, Fernando de

 
(1534-97) Poeta español y representante ilustre de la escuela sevillana renacentista, que perfeccionó la evolución poética iniciada por Garcilaso. Su poesía presenta dos aspectos: el del amor platónico, que se desarrolla en los poemas dedicados a Leonor, condesa de Gelves, su amada imposible (Elegía a la muerte de la condesa de Gelves), y el heroico (Canción por la victoria de Lepanto). En 1580 publicó sus Obras de Garcilaso de la Vega con Anotaciones, a modo de doctrina estética. También realizó diversos trabajos históricos eruditos.
Ejemplos ?
Ander Herrera, futbolista español; Ángel Herrera Oria, eclesiástico, político y periodista español; Antonio de Herrera, historiador español; Carlos Herrera, periodista; Emilio Herrera Linares, militar, científico y político español; Fernando de Herrera «el Divino»...
El poeta renacentista español Fernando de Herrera (1534-1597) alude a Tiro en su poema elegíaco Canción en alabança de la diuina magestad, por la vitoria del señor don Juan: vv.
Más adelante, también en algunos diálogos renacentistas, en la lírica de la época (por ejemplo, Cristóbal de Castillejo o Fernando de Herrera) e, incluso, en la narrativa (por ejemplo, en Tirant lo Blanc, en Cárcel de amor o en La Celestina), se puede ver cómo la muerte se acepta como un posible remedio de los fracasos amorosos.
Fue un gran humanista, muy inspirado como poeta pero revestido de la suntuosidad y grandilocuencia de los temas tratados, las grandes ideas en abstracto, los grandes ideales, aun vagamente sentidos. Es romántico en la forma y clásico en el fondo, con reminiscencias de Fernando de Herrera.
A principios del siglo XVIII fue dueño de la merced el maestre de campo Alonso de Herrera y Velasco, continuando con la heredad sus descendientes, entre ellos, Fernando de Herrera y Velasco.
Si se tiene en cuenta que estudió en Salamanca, no es de extrañar que leyera las poesías luisianas en manuscrito. Fernando de Herrera era amigo personal de Mosquera y publicó en sus Anotaciones algunas traducciones suyas y una elegía A la muerte de Garcilaso de la Vega.
Entre sus múltiples aportaciones destacan su estilo prerromántico en algunas de sus obras, sus poemas (afectos a la corriente de la poesía filosófica y deudores del estilo de fray Luis de León y Fernando de Herrera) o el modelo de educación innovador que defendió para la época.
Se nota que había leído a Garcilaso de la Vega, Fernando de Herrera y Fray Luis de León, y que todos ellos fueron sus modelos, en especial los dos primeros.
De esta manera el Laberinto y las obras de Garcilaso de la Vega comentadas extensamente por Fernando de Herrera, primero, y por el mismo Brocense, después, se convirtieron en los únicos textos castellanos en romance que merecieron esta consideración de clásicos contemporáneos.
Inicia su obra poética con las cuatro composiciones dedicadas a Exequias de la reina Isabel de Valois. Otros poemas fueron: A Pedro Padilla, A la muerte de Fernando de Herrera, A la Austriada de Juan Rufo.
Sobre el ambiente sonetista del entorno poético de Lorca, Gibson comenta la publicación en 1935 de Abril, de Luis Rosales, con «una bellísima secuencia de sonetos» titulada «Homenaje a Fernando de Herrera»; en 1936 se publicó El rayo que no cesa de Miguel Hernández, los Sonetos amorosos de Germán Bleiberg y Misteriosa presencia de Juan Gil-Albert.
Estudios para Begoña López Bueno con ocasión del 25 aniversario del Grupo PASO, publicado en colaboración por las Universidades de Sevilla, Córdoba y Huelva. Fernando de Herrera.