Fernando III

Fernando III

 
(1608-57) Emperador de Alemania en 1637-57, hijo del Fernando II. Aceptó el Tratado de Westfalia (1648).
Ejemplos ?
1286) cita en resúmen los concedidos á la Coruña por su padre D. Alonso el Sabio, su abuelo D. Fernando III, y asi sucesivamente hasta llegar á D.
De finales del siglo XIII es una traducción al gallego de una Crónica de Castela, que va además precedida por una genealogía real navarra, conocida como Liber Regum y acompañada de un resumen del reinado de Fernando III y sucesores, y otros textos menores.
En 1234 se declaró vasallo del poder de Córdoba, pero en 1236 Fernando III conquistó dicha ciudad y Alhamar se hizo vasallo del rey castellano, lo que le permitió conservar su independencia.
En 1238 Alhamar amplió sus dominios conquistando Granada, pero en 1246 Fernando III le arrebató Jaén, para consolidar sus conquistas en el valle del Guadalquivir, lo que obligó a Alhamar a firmar el Pacto de Jaén, en el que reconocía al monarca castellano como señor de aquel territorio y quedaba obligado a pagarle parias para conseguir paces de veinte años.
Al compás en que finalizaban las conquistas de Fernando III en el Valle del Guadalquivir, tuvieron lugar algunas sublevaciones mudéjares, como fueron la Rebelión o Revuelta mudéjar de 1264, en el Reino de Sevilla, así como los mudéjares del reino de Murcia, ambos de muy reciente incorporación a la Corona de Castilla.
Fernando III de Castilla, llamado «el Santo» (Peleas de Arriba, 1199 o 24 de junio de 1201 -Sevilla, 30 de mayo de 1252), fue rey de Castilla entre 1217 y 1252 y de León La titulación completa era Rex Castelle et Toleti et Legionis et Gallecie et Seuille et Corduue et Murcie et Jaheni (Rey de Castilla y Toledo y León (desde 1230) y Galicia (desde 1230) y Sevilla (desde 1248) y Córdoba (desde 1237) y Murcia (desde 1243) y Jaén (desde 1246)) entre 1230 y 1252.
Archivo:Alfonso VIII de Castilla y Leonor.jpg Miniatura del Tumbo menor de Castilla que representa a Alfonso VIII, rey de Castilla entre 1158 y 1214, con su mujer Leonor de Plantagenet La historia de los dos reinos de Castilla y León volvió a confluir en el año 1230, cuando Fernando III el Santo recibió de su madre Berenguela (en 1217) el reino de Castilla y de su padre Alfonso IX (en 1230) el de León.
La imagen sedente de Fernando III se hallaba coronada por una corona de oro y piedras preciosas. Las imágenes de Alfonso X y Beatriz de Suabia portaban sendas coronas de oro y piedras preciosas.
Desde este momento Fernando dedicó mucha atención y recursos a la Universidad de Salamanca para que se convirtiera en una de las mejores de Europa. Fernando III, preocupado por sus conquistas en Andalucía, buscó la quietud social en Galicia, y para ello se inclinó a favor de los señores eclesiásticos en la pugna que estos tenían con los concejos de Compostela en 1238, de Tuy en 1249 y de Lugo en 1252 y creó la figura del representante del poder real, ya que él, desde tan lejos, no podía ejercer el poder mediante adelantados.
A Fernando II le deja el reino de León y a Sancho III le deja el de Castilla, lo que va a suponer una discordia entre ambos reinos, hasta la unificación definitiva con Fernando III.
Cuando Fernando III el Santo fue canonizado en el año 1671, la imagen sedente del rey, del siglo XIII, fue sustituida por otra realizada por el escultor Pedro Roldán, quien según ciertas fuentes la realizó en pocos días, siendo después dorada y estofada por una hija del pintor Juan de Valdés Leal.
El 1 de diciembre la ciudad fue definitivamente cristiana y Fernando III dio la tenencia de la ciudad a Lope Díaz de Haro, quien guarnece la ciudad con 500 caballeros en 1227.