Feliciano de Silva

Silva, Feliciano de

 
(¿1492-1558?) Literato español. Autor de las continuaciones del Amadís y de una segunda Celestina.
Ejemplos ?
También hay elementos pastoriles en los capítulos finales del Amadís de Grecia (1530) de Feliciano de Silva, donde se relata cómo el príncipe Florisel de Niquea se hizo pastor y adoptó el nombre de Laterel Silvestre por amor de la pastora Silvia.
Cristóbal de Castillejo (1490-1550), monje y poeta de reacción antiitaliana. Feliciano de Silva (1492-1554), famoso escritor de novelas de caballería, autor del Amadís de Grecia.
Efemérides cervantinas: o sea resúmen cronológico de la vida de Miguel de Cervantes Saavedra (1905) Los hermanos Figueroa y Córdoba (1919) Don Ramón de la Cruz y sus obras: ensayo biográfico y bibliográfico (1899) Algunas noticias nuevas acerca de Rodrigo Cota (1926) La Avellaneda y sus obras: ensayo biográfico y crítico (1930) Nuevas noticias biográficas de Feliciano de Silva (1926) Los puntos obscuros de la vida de Cervantes (1916) La biografía de Moreto (1927) Los Morantes (1906) Varias noticias nuevas acerca de Florián de Ocampo (1926) Estudios de historia literaria de España, Madrid 1901 Estudio sobre la historia del arte escénico en España, Madrid, 1896, 3 vols.
Por su parte, en el octavo, el bachiller Díaz no continuó el sétimo, sino el sexto, y de los anuncios hechos al final de éste tomó al aprecer la infortunada idea de incluir en su obra la muerte de Amadís de Gaula. Feliciano de Silva, a quien la aparición del libro de Díaz parece haber disgustado muchísimo, continuó en Amadís de Grecia (1530) la acción del primer Lisuarte, pasando por alto el libro octavo (y lógicamente, también el sexto).
en el sitio de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. de la obra de Feliciano de Silva; ed. de Emilio José Sales Dasí en, pp.
Fue escrita por Feliciano de Silva y en ella se continúa el quinto libro del ciclo amadisiano, Las sergas de Esplandián, pasando por alto el sexto, Florisando.
Este primer Lisuarte, debido a la pluma de Feliciano de Silva, no era continuación del sexto libro amadisiano, Florisando, sino del quinto, Las sergas de Esplandián.
En sus páginas se narran las aventuras de Lisuarte de Grecia, hijo del Emperador Esplandián y la Emperatriz Leonorina, y de su tío Perión de Gaula, hijo del Rey Amadís y la Reina Oriana, así como los amores que tuvieron respectivamente con las infantas Onoloria y Gricileria, hijas del Emperador de Trapisonda. Feliciano de Silva prosiguió la acción de su obra en su segundo libro caballeresco, Amadís de Grecia, publicado en 1530.
Silves de la Selva fue traducido al italiano y publicado por primera vez en Italia en 1551, año en el cual también apareció en España el décimotercer libro amdisiano, la Cuarta Parte de Don Florisel de Niquea, escrita por Feliciano de Silva, autor de los libros sétimo, noveno, décimo y undécimo de la serie.
35 - 40.: facsímil electrónico, con índice activo, en el de la Biblioteca Nacional de Portugal.: facsímil electrónico, con índice activo, en el de la Biblioteca Digital Hispánica. SALES DASÍ, Emilio José: Ecos celestinescos en el "Lisuarte de Grecia" de Feliciano de Silva.
Estas características se encuentran en otros muchos libros de la misma época, y quizá llegaron a tener sus máximas expresiones en el Belianís de Grecia de Jerónimo Fernández y el Espejo de Príncipes y Caballeros de Diego Ortúñez de Calahorra, que gozaron de notoria popularidad, a pesar del éxito logrado por los libros más tardíos de Feliciano de Silva, donde imperaba lo cortesano y se vivía en una artificiosa y enrarecida atmósfera.
Diaz no solamente no previó la desfavorable reacción que suscitaría en los lectores amadisianos la muerte del héroe, sino que en vez de hacerlo morir en combate contra los paganos, como los reyes Perión y Lisuarte, dio a Amadís de Gaula una muerte y unos funerales por demás prosaicos, que Gayangos comparó festivamente con los de cualquier gran señor andaluz de principios del siglo XVI. Feliciano de Silva, mejor conocedor de la psicología de sus lectores, hizo de Amadís y la mayor parte de sus parientes personajes prácticamente eternos, que gozaban de excelente salud mientras el mundo contemplaba las proezas de las sucesivas generaciones de la familia.