Federico Chueca

Búsquedas relacionadas con Federico Chueca: Francisco Asenjo Barbieri

Chueca, Federico

 
(1846-1908) Compositor español. Autor de obras del género chico: La Gran Vía y La alegría de la huerta, entre otras.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
1956: Pablo Sarasate. 1958: La zarzuela y sus compositores. 1958: Federico Chueca. 1961: Pablo Sarasate y su posición en la música.
La alegría de la huerta, Federico Chueca La boda de Luis Alonso, Gerónimo Giménez La bruja, 1887, Chapí La calesera, (1925), Francisco Alonso La canción del olvido, 1928.
La fiesta de San Antón, Tomás López Torregrosa. La fontana del placer, José Castel. La Gran Vía, Federico Chueca. La generala, La del manojo de rosas, Pablo Sorozábal 1934.
La España de la última década del siglo XIX, que vivía el momento histórico de la Restauración, vio emerger en el arte musical de la zarzuela a autores como Ruperto Chapí, Tomás Bretón, Emilio Arrieta, Francisco Asenjo Barbieri o Federico Chueca.
Contar con la huéspeda o Locuras madrileñas, (1877), ópera en 1 acto, libreto de Luis Pérez. Bonito país (1877), zarzuela en colaboración con Federico Chueca y Joaquín Valverde.
Don Gil de Alcalá, (1932), Manuel Penella Don Manolito (1943). Doña Francisquita, (1923), Vives. El año pasado por agua, (1889), Federico Chueca. El asombro de Damasco, Pablo Sorozábal.
El barberillo de Lavapiés, Francisco Asenjo Barbieri. El bateo, Federico Chueca, 1901. El caserío, Jesús Guridi. El chaleco blanco, Federico Chueca.
Se adoptan temas costumbristas, populares, cómicos y bailes españoles. Algunos músicos respetados de esta época son Emilio Arrieta, Federico Chueca, Fernández Caballero, Tomás Bretón y Ruperto Chapí.
El lucero del alba, 1879 Manuel Fernández Caballero. Adiós a la bohemia, (1933) Pablo Sorozábal Agua, azucarillos y aguardiente, Federico Chueca Alma de Dios, José Serrano.
1993 Macbeth de Verdi en las Temporadas de Ópera de Oviedo y La Coruña. 2008 Agua, azucarillos y aguardiente y La Gran Vía de Federico Chueca.
El crítico Augusto Martínez Olmedilla dejó anotado que se puso en escena una reposición de la comedia El as de los inquilinos, tras una triunfal temporada en el teatro La Latina, y añade que se trataba de un "local amplio y destartalado, pero no exento de condiciones acústicas", que a los pocos años de su apertura se convirtió en cine. Desde el 29 de septiembre de 1926 pasó a denominarse «Teatro Chueca» en homenaje al compositor Federico Chueca.
Al igual que hizo Federico Chueca con la obra La canción de la Lola, Jardiel Poncela estrenó su obra con la compañía de comedias del Teatro Infanta Isabel, ya que desconfiaba de las compañías líricas al ver que sus intérpretes no eran de la suficiente calidad que él deseaba.