Ejemplos ?
Murió el cardenal don Peidro el onrrado, fo a los purgatorios, do merecié seer levado; ante de poccos días fo Estevan finado, atendié tal judizio qual él lo avié dado.
Mando a los ministros a su casulla traer, Por entrar a la missa la confession façer; Mas non li fo sofrido nin ovo el poder, Ca lo que Dios non quiere nunqua puede seer.
El diablo antigo siempre fo traydor, Es de toda nemiga maestro sabidor, Semeia a las veçes angel del Criador, E es diablo fino de mal sosacador.
Si tú a mí quisieres escuchar e creer, de la vida primera non te querrás toller: a mí non dessarás por con otra tener, si non, avrás la lenna a cuestas a traer." Issió de la eglesia el novio maestrado, todos avién querella que avié tardado, fueron cabadelante recabdar su mandado, fo todo el negocio aína recabdado.
Propusieron sus voçes ante la Gloriosa, Fo bien de cada parte afincada la cosa, Entendió las razones la Reyna preçiosa, Terminó la baraia de manera sabrosa.
Issióseli de manos, fússoli el marido, nunqua saber podieron omnes dó fo caído, sópolo la Gloriosa tener bien escondido, no lo consintió ella que fuesse corrompido.
Valió esta senten~ia, fue de Dios otorgada, Fué la alma mesquina en el cuerpo tornada, Que pesó al diablo, a toda su mesnada, A tomar fo la alma a la vieia posada.
End a poco de tiempo murió e sacristano, Murió de fin qual dé Dios a tot xpiano, Issió de mal ivierno, entró en buen verano, Fo pora paraiso do será siempre sano.
La Reyna de gloria tovose por prendada, Porque la su eglesia fincaba violada: Pesol de corazon, fo ende despechada, Demostrogelo luego que lis era irada.
E tu serás finado hasta el trenteno dia: Desend verás que vale la sanna de Maria! Fo con estas menazas el bispo espantado, Mandó enviar luego por el preste vedado: Rogol quel perdonasse lo que avie errado, Ca fo el en su pleito dura-ment engannado Mandolo que cantasse commo solie cantar, Fuesse de la Gloriosa siervo del su altar, Si algo li menguasse en vestir ó en calzar, El gelo mandarie del suyo mismo dar.
Entró enna bodega un día por ventura, Bebió mucho del vino, esto fo sin mesura, Embebdose el locco, issio de su cordura, Iogo hasta las viesperas sobre la tierra dura.
Ovo pavor la duenna e fo mal espantada, Ca de tal vission nunqua era usada, De la grant claridat fo mucho embargada, Pero de la su cuita fo mucho alleviada.