Félix María Samaniego


Búsquedas relacionadas con Félix María Samaniego: Tomás de Iriarte

Samaniego, Félix María

 
(1745-1801) Fabulista español. Heredó los mayorazgos de la casa y fue señor de las cinco villas del valle de Arraya. Escribió, para los alumnos del Real Seminario Vascongado, sus Fábulas morales (1781) al estilo de las de La Fontaine. Entre ellas figuran La lechera, La cigarra y la hormiga y El cuervo y el zorro.
Ejemplos ?
Escribió las biografías de Garcilaso de la Vega, de Juan Sebastián Elcano, de Hernando Colón y de Félix María Samaniego, con frecuentes descuidos e incorrecciones, aunque bastante documentadas.
Nombres importantes de la poesía española son los de Juan Meléndez Valdés, el máximo representante español del Rococó, Nicolás Fernández de Moratín y los fabulistas Tomás de Iriarte y Félix María Samaniego.
Pese a ello, la verdadera fama de Iriarte se debe a sus setenta y seis Fábulas literarias, en las que sustenta el ideal neoclasicista mediante historietas de animales. Félix María Samaniego: (Laguardia, Álava, 1745-1801).
Gran amigo de Tomás de Iriarte, de José Cadalso y de Félix María Samaniego, que inmortalizó al músico catalán en su fábula El tordo flautista: «Era un gusto el oír, era un encanto/ a un tordo, gran flautista; pero tanto/ que en la gaita gallega/ o la pasión me ciega/ o Misón le llevaba mil ventajas».
Consta de cuatro cantos con 475 versos, por su tema ha sido relacionado con otras obras del mismo género entre las que descuella El jardín de Venus, de Félix María Samaniego.
En España destacan Diego de Torres y Villarroel, Eugenio Gerardo Lobo, José Francisco de Isla, León de Arroyal y el médico Manuel Casal, más conocido por su seudónimo «Lucas Alemán» y todavía mal estudiado y peor conocido, que practica un humor verbal bastante alejado de los cauces de la sátira habituales en el siglo XVIII, vertida a través de epigramas, fábulas (Tomás de Iriarte, Félix María Samaniego, Cristóbal de Beña o Pablo de Jérica) o amplias sátiras en verso (Leandro Fernández de Moratín) o en prosa (Cartas marruecas o Los eruditos a la violeta de José Cadalso).
Este último compuso una colección de un centenar de fábulas de moraleja pública o privada, muchas de ellas inspiradas en las del tinerfeño Tomás de Iriarte (Fábulas literarias). Florian inspiró a su vez al inglés John Gay y al español Félix María Samaniego.
Originaria de una fábula del s. XIV, esta expresión fue popularizada por Félix María Samaniego, así como por Lope de Vega en su poema La esclava de su galán.
de Leopoldo Augusto de Cueto (Rivadeneyra, Madrid, 1869) Contiene el "Bosquejo histórico-crítico de la Poesía Castellana en el siglo XVIII" de Cueto y ediciones de las obras de Gabriel Álvarez de Toledo, Eugenio Gerardo Lobo, Diego de Torres y Villarroel, Jorge Pitillas, Ignacio de Luzán, Alonso Verdugo y Castilla, José Antonio Porcel, fray Diego González, Vicente García de la Huerta, José Cadalso, José María Vaca de Guzmán, Félix María Samaniego y José Iglesias de la Casa.
Sin embargo, escasos fueron los escritores que ejercitaron los subgéneros literarios breves, de donde se rescatan a los fabulistas neoclásicos españoles Tomás de Iriarte y Félix María Samaniego.
Esopo realizó una gran cantidad de fábulas entorno al lobo, tales como El lobo y el cordero, El perro y el lobo y La grulla y el lobo, al igual que Félix María Samaniego y los Hermanos Grimm, con Caperucita Roja, El lobo y las siete cabritillas o Los tres cerditos con la imagen del lobo feroz.
En España, se denotó la influencia del clasicismo francés y los preceptos fijados por Boileau, destacando José Cadalso, Juan Meléndez Valdés y Gaspar Melchor de Jovellanos, así como los fabulistas Tomás de Iriarte y Félix María Samaniego.