Eusebio de Nicomedia

Búsquedas relacionadas con Eusebio de Nicomedia: Ulfilas

Eusebio de Nicomedia (Eusébios)

 
(280?-341) Patriarca arriano de Constantinopla. Combatió en Nicea y fue depuesto y desterrado tras la celebración de este concilio.
Ejemplos ?
Arrio objetó la doctrina de Orígenes, quejándose de ella en su carta a Eusebio de Nicomedia, que también fue discípulo de Luciano.
No tenemos inconveniente en adoptar vuestra quimérica suposición de que uno de nues­tros reyes, habiendo leído las historias de los concilios y de los santos padres, impresionado además por estas palabras: Mi padre es más grande que yo, tomándolas demasiado al pie de la letra y dudando entre el concilio de Nicea y el de Constantino­pla, se declarase en favor de Eusebio de Nicomedia: no obede­cería por ello menos a mi rey, y no me creería menos ligado por el juramento que le he hecho; y si osaseis alzaros contra él y yo fuese uno de vuestros jueces, os declararía criminal de lesa majestad.
Se dice, de hecho, que a fin de evitar que sus numerosos crímenes lo condenaran al infierno, creyó que convirtiéndose en su lecho de muerte el bautismo lavaría sus pecados, garantizando la salvación de su alma: fue al parecer bautizado por el arriano Eusebio de Nicomedia en su lecho de muerte, algo que imitarían sus sucesores.
Los partidarios de Arrio protestaron vehementemente. Numerosos obispos y líderes cristianos de la época apoyaban su causa, entre los cuales estaba Eusebio de Nicomedia.
Un sector de los cristianos, liderado por el obispo de Alejandría, Alejandro, y su discípulo y sucesor Atanasio, defendía que Jesús tenía una doble naturaleza, humana y divina, y que por tanto Cristo era verdadero Dios y verdadero hombre; en cambio, otro sector liderado por el presbítero Arrio y por el obispo Eusebio de Nicomedia, afirmaba que Cristo había sido la primera creación de Dios antes del inicio de los tiempos, pero que, habiendo sido creado, no era Dios mismo.
Eusebio de Nicomedia y Constantinopla (m. 341) fue obispo de Berito (actual Beirut), posteriormente de Nicomedia cuando la corte imperial residió allí y finalmente de Constantinopla desde 338 hasta su muerte.
Este asunto ha sido discutido durante décadas antes de su llegada; Arrio simplemente intensificó la controversia y la llevó ante amplias audiencias de la iglesia, donde otros "arrianos" como Eusebio de Nicomedia (no confundir con el contemporáneo Eusebio de Cesarea) demostraron ser mucho más influyentes a largo plazo.
También estuvo Eusebio de Cesarea, Eusebio de Nicomedia y el joven deácono Anastasio, que podría haberse convertido en el campeón del dogma trinitario adoptado en última instancia por el concilio y que pasó la mayor parte de su vida luchando contra el arrianismo.
El 19 de junio del 325, el concilio y el emperador crear una circular para todas las iglesias de Alejandría y los alrededores: Arrio y dos de sus partidarios inflexibles (Theonas y Secundus) fueron depuestos y exiliados a la provincia de Ilírico, mientras que otros tres que lo apoyaron (Theognis de Nicea, Eusebio de Nicomedia y Maris de Calcedonia) firmaron ese credo solo por deferencia hacia el emperador.
Los historiadores han señalado que Constantino I, que nunca fue bautizado como cristiano a lo largo de su vida, fue bautizado en su lecho de buerte por el osbipo arriano Eusebio de Nicomedia.
Durante el reinado de Constantino II, el godo arriano converso Ulfilas fue consagrado como obispo por Eusebio de Nicomedia y fue enviado como misionero para convertir a su pueblo.
Para explicar sus acciones contra Arrio, Alejandro de Alejandría escribió una carta a Alejandro de Constantinopla y a Eusebio de Nicomedia (donde el emperdor residía entonces), detallando los errores en los que creía que había caído Arrio.