El Molar

Molar, El

 
Mun. de la prov. española de Madrid; 3 628 h.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
El cierre hermético de su tapadera hacía de este vaso una forma idónea para la función de urna cineraria y desde el Molar en el Bajo Segura (Alicante), hasta Saint Julien (Pézenas) a orillas del Hérault, la mayoría de las necrópolis ibéricas de los siglos VI y V a.
Material más completo que puede proceder de la misma cantera que el molar fragmentario holotipo de Falconer fue reportado en 2012, y puede ayudar a dar luz sobre este espécimen, debido a que se han generado dudas sobre qué tan adecuado es como holotipo.
La explotación industrial se inicia en la segunda mitad del s.XIX, primero en el Molar y con los años se extendió por toda la región.
Hubo unas veinte minas, siendo las más importantes: Bellmunt Mina Eugenia Mina Regia Mina Regia Antigua Mina Renania Mina Lagarto Mina Ramona Mina de la Cresta Mina Joaquina Primer El Molar Mina Raimunda Mina Jalapa Mina Linda Mariquita Mina Minerológica Mina Serrana Falset Mina Balcoli Mina Cándida Dos hechos muy importantes marcan la revolución tecnológica en la extracción del mineral; el primero fue la utilización de la electricidad como fuerza motriz para mover el castellet, desplazando a la máquina de vapor.
Más abajo junto a Santo Tomé (Jaén) recibe por la izquierda al río Cañamares o de la Vega de Cazorla, pasa junto a la pedanía de El Molar (Cazorla) y se remansa en el Embalse del Puente de la Cerrada a unos 350 msnm.
El Molar es una localidad y municipio español de la provincia y Comunidad de Madrid, a 39 km al norte de la ciudad de Madrid y a más de 833 msnm.
Levantada sobre una planta de tres naves, tiene un ábside del siglo XV, construido con piedra de cantería de pequeño tamaño procedente de afloramientos del cretácico superior, salvo la ventana que ilumina su interior que está recercada con granito. Esta piedra de cantería proviene de las zonas de El Molar o de Torrelaguna (Canteras de Redueña).
En el siglo VIII, en pleno proceso de la Reconquista, había formados ya cuatro poblados, estos eran: Aristón, Casas Viejas, Valdelarría, y la Mola; este último núcleo sería posteriormente El Molar.
En la época de dominio cristiano, durante el reinado de Alfonso VI, estuvo unida a Talamanca, teniendo como señor feudal al arzobispo de Toledo. Es por esa época cuando aparece la denominación de «El Molar».
El Molar dependió de la cercana Talamanca hasta 1564, fecha en que Felipe II le concedió el villazgo como premio a sus servicios a Don Antonio de Equino y Zubiarre.
La población de El Molar siempre ha estado ubicada en el camino que conduce al puerto de Somosierra, uno de los pasos del Sistema Central y fundamental para la comunicación de Madrid con el norte y noreste de la Península.
En los siglos XVIII y XIX, adquiere una gran notoriedad el manantial de aguas sulfurosas a las que se atribuían propiedades medicinales, denominado la Fuente del Toro. Durante la Guerra de la Independencia la localidad de El Molar es objeto de numerosos saqueos y destrucciones.