Egospótamos

Búsquedas relacionadas con Egospótamos: batalla de Queronea, Pericles

Egospótamos

 
Pequeño río del Quersoneso tracio, que desemboca en el Helesponto, famoso por la batalla naval entre espartanos y atenienses (405 a C).
Ejemplos ?
Antes de llegar a Sestos, Lampsaco había caído en manos de los espartanos, por lo que continuó hasta Egospótamos que se encontraba un poco al norte de Sestos, frente a Lámpsaco.
Al quinto día, cuando los atenienses zarparon de Egospótamos y se dirigieron a Sestos donde desembarcaron para aprovisionarse, estando en esta faena la flota de Lisandro se lanzó sobre ellos a gran velocidad.
En la acción de Egospótamos, que en realidad no fue una batalla, los espartanos capturaron 170 naves atenienses mientras éstas estaban varadas en la playa.
C. en la desembocadura del Egospótamos, río del Quersoneso. Parece ser que allí llegó a caer un meteorito, según predijo Anaxágoras.
La batalla de Egospótamos hizo que Esparta impulsara su política en toda Grecia y su flota pasara a controlar las principales rutas comerciantes.
La batalla naval de Egospótamos tuvo lugar en 405 a. C. y fue la última batalla importante de la Guerra de Decelia, la tercera y última parte de la Guerra del Peloponeso.
En la primavera de 413, ante la sugerencia de Alcibíades, fortificó Decelia en el Ática, donde permaneció dirigiendo las operaciones hasta que llegaron las noticias del desastre ateniense en la batalla de Egospótamos (405 a.
a batalla de Egospótamos (del griego Αιγοσποταμος, 'río de la cabra') fue un enfrentamiento naval librado entre Atenas y Esparta en el marco de la Guerra del Peloponeso en 405 a.
La victoria espartana en Egospótamos marcó el final de 27 años de guerra y colocó a Esparta en una posición de completo dominio del mundo griego y estableció un orden político que duraría más de treinta años.
La escuadra ateniense de 18 trirremes que la perseguía, para interceptarla o llegar al Helesponto antes que Lisandro, arribó justo a tiempo de enterarse de la caída de Lámpsaco y viró hacia Egospótamos con la pretensión de atraer a la flota peloponesia al combate.
Alcibíades, exiliado desde la batalla de Notio, llegó a caballo desde sus posesiones en Tracia ante la flota ateniense e intentó convencer a los estrategos de que la playa arenosa de Egospótamos era indefendible.
Al conocer la derrota de Egospótamos los atenienses se armaron de valor y decidieron resistir, conocedores de que descartada la capitulación estaban abocados al hambre y al exterminio.