Domingo Dulce y Garay

Dulce y Garay, Domingo

 
(1808-69) General español. Al frente de los alabarderos, abortó la insurrección del general de la Concha.
Ejemplos ?
Su actuación en la Revolución de 1854, en la Vicalvarada, liderada por Leopoldo O'Donnell y Domingo Dulce y Garay, le permitieron conseguir, en 1854, el grado de segundo comandante.
Así pues la operación resultó un absoluto fracaso por la contundente reacción de los alabarderos de la Guardia Real dirigidos con maestría por el coronel Domingo Dulce y Garay.
El 8 de agosto, el nuevo capitán general, Domingo Dulce y Garay, se reunió con los dirigentes de Sociedades Obreras y de allí salió un manifiesto obrero firmado por diecinueve sociedades proletarias dando por acabada la huelga, exigiendo el indulto para los obreros procesados y condenados y la apertura de un periodo para la negociación entre fabricantes y obreros.
La situación cambió en 1864 cuando el capitán general de Cataluña, el general Domingo Dulce y Garay, permitió de hecho el funcionamiento de las sociedades obreras, lo que abrió un periodo de libertad, durante el cual aparecieron dos periódicos de cierta importancia, El Obrero y La Asociación.
No obstante, es a partir del siglo XVIII, cuando podemos empezar a hablar de los "siglos de oro" de la historia sotesina: la creación de hospitales para peregrinos jacobeos, la concesión en 1747, por parte del Rey de España Fernando VI, del título de "Villa" y consiguiente independización de Navarrete o el nacimiento de Domingo Dulce y Garay en 1808, marcan sin duda el devenir de este pequeño pueblo riojano durante muchos años.
Sotés, ubicado en plena encrucijada, siempre ha permanecido a los cambios históricos, y actualmente, en los comienzos del siglo XXI, se presenta como un pueblo acogedor, y en constante transformación. Domingo Dulce y Garay: (Sotés, 7 de mayo de 1808 – Amélie-les-Bains, Francia, 23 de noviembre de 1869) fue un general del Ejército donde ingresó en 1823 coincidiendo con el final del Trienio Liberal.
Palacete del Marqués de Castelflorite y Conde de Garay, Don Domingo Dulce y Garay Rehabilitado y transformado en bodega y albergue de peregrinos.
La situación cambió en 1864 cuando el capitán general de Cataluña, el general Domingo Dulce y Garay, permitió el funcionamiento de hecho de las sociedades obreras, lo que abrió un periodo de libertad, durante el cual aparecieron dos periódicos de cierta importancia, El Obrero y La Asociación, y pudo celebrarse el Congreso Obrero de Barcelona de 1865, todos ellos con el objetivo de lograr el derecho de asociación.