Dionisíacas

Dionisíacas

 
mit. Dionisias.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
as Dionisíacas (en griego antiguo Διονυσιακά Dionysiaká, también llamadas Basáricas, Βασσαρικά Bassariká) son un poema en hexámetros dactílicos, compuesto probablemente entre 450 y 470 d.
Cuando se dirige a las musas en el preámbulo, exclama: Las Dionisíacas combinan una variedad de temas, tratamientos literarios y alusiones eruditas que demuestran un amplio conocimiento de la mitología por parte del autor.
Esta nueva espiritualidad se ve reflejada en las artes, y así, el ideal de salvación está implícito en las Dionisíacas, con Dioniso como figura central, aunque incorporando a este dios características propias de Cristo y de Mitra.
Las Dionisíacas representan también una valiosa fuente para la historia de las ideas, debido a que reflejan muchas de las corrientes de pensamiento y tendencias espirituales de la época en que vivió Nono.
Emilio Gallego Estatuillas de Mitología (“Heracles y el león de Nemea”, “Heracles y el toro de Creta”, “Heracles y la cierva de Cerinia”, “Teseo y el Minotauro”,”Icaro”, etc.) Relieves tallados en diversas maderas: “Troyas Polemos”, “El Parnaso”, “Dionisíacas”, “Gigantomaquia”, “Centauromaquia”, “Ortus Veneris”, “Perseo y Andrómeda”, etc.
Mientras nacía y se estructuraba la tragedia propiamente, el espíritu más popular de los ritos y de las danzas dionisíacas sobrevivía en el drama satírico.
En la Antigüedad Tardía un culto de Helios Megisto ('Gran Helios') añadió a la imagen de Helios varios elementos sincréticos, que han sido analizados con detalle por Wilhelm Fauth mediante una serie de textos griegos tardíos, en concreto: un Himno a Helios órfico; la llamada Liturgia Mitraica, donde Helios gobierna los elementos; hechizos y encantamientos invocando a Helios entre los papiros mágicos griegos; un Himno a Helios de Proclo; la Oración a Helios de Juliano, el último puesto del paganismo oficial; y un episodio de las Dionisíacas de Nono.
En todo caso parece que las Dionisíacas Rurales tenían un carácter más agrario que los grandes festivales de la ciudad, aunque precisamente por ello es posible que hayan conservado un carácter más marcadamente religioso y primitivo.
No aparece la cista con Dioniso y sus seguidores en ninguna obra artística de la propia Grecia que se remontan a su apogeo ni en ninguna de las innumerables escenas dionisíacas que nos ofrecen los vasos pintados.
Existe la tradición de que Numa, mediante una estratagema, obligó a Pico y a su hijo Fauno a revelarle el secreto de invocar el relámpago desde el cielo (véase «Elicio») y de purificar las cosas golpeándolas con el rayo. En las Dionisíacas, de Nono de Panópolis, Fauno acompañaba a Dioniso cuando éste fue a la campaña de la India.
Las primeras menciones literarias de la cista como objeto mistérico en las ceremonias dionisíacas se encuentran en Demóstenes y en Teócrito.
Pinker (vol. 1) y D. Hernández de la Fuente (vols. 2-4).; en inglés. Dionisíacas. Texto inglés en el Theoi:; trad. de 1940 de W.H.D.