Decamerón

Decamerón

 
lit. Obra de Boccaccio, escrita entre 1348 y 1353, que consta de cien narraciones a lo largo de diez jornadas.
Ejemplos ?
Pero por encima de todo, en el Decamerón, Boccaccio es un dibujante de personajes y un observador de pasiones y es en esto en lo que radica su originalidad.
La Divina Comedia - Dante Alighieri Canzoniere - Francesco Petrarca Decamerón - Giovanni Boccaccio Orlando enamorado - Matteo Maria Boiardo Orlando furioso - Ludovico Ariosto Morgante - Luigi Pulci Jerusalén liberada - Torquato Tasso El cortesano - Baltasar Castiglione El día - Giuseppe Parini Mirra - Vittorio Alfieri El mentiroso - Carlo Goldoni Sonetos y Carme dei Sepolcri - Ugo Foscolo I promessi sposi - Alessandro Manzoni Canti - Giacomo Leopardi Myricae - Giovanni Pascoli Corazón - Edmundo de Amicis Los Malavoglia...
Tras exiliarse en Inglaterra, murió allí, pero con tiempo de escribir para el público inglés algunos ensayos sobre Petrarca, textos del Decamerón y Dante, los cuales son notables por la época en la que están escritos, y que bien puede decirse que inician un nuevo tipo de crítica literaria en Italia.
Ya en el Decamerón de Giovanni Boccaccio y los posteriores novellieri que le imitaron, se anticipa el humor del Renacimiento: en esta época el humor logró zafarse del propósito moral que lo había encadenado durante la Edad Media dentro del ámbito del sermón y alcanza su independencia como un valor burgués que revela el goce epicúreo de la vida, como en la obra del médico y humanista François Rabelais, que escribió su Gargantúa y Pantagruel para consolar a los enfermos en sus días de aflicción y que estimaba el humor como algo curativo en sí mismo.
Las Margaritas de la Margarita de las princesas (1547), una recopilación de textos. En 1542, Margarita escribe el Heptamerón, a semejanza del Decamerón de Boccaccio, que ya se conocía desde 1414.
Estos eran un regalo de boda de Lorenzo para Giannozzo Pucci, con ocasión de su matrimonio con Lucrezia Bini. Narraban la leyenda extraída del Decamerón de Giovanni Boccaccio.
También realizó la traducción del relato de Valter y Griselda, última de las novelle del Decamerón de Boccaccio, pero no la hizo a partir del original italiano, sino de la traducción en latín de Petrarca (el Griseldis).
Además del Marqués de Sade, muchos otros autores (Chaucer, Bocaccio, Petronio o Rabelais) han descrito este tipo de prácticas en sus obras. Un ejemplo acerca del sexo vaginal está en el cuento "El diablo y el infierno", del libro El Decamerón, de Giovanni Boccaccio.
Se trata de una narración breve de ambientación urbana, casi siempre de temática amorosa, con ingredientes costumbristas, picarescos, pastoriles y ecos de la novelística italiana más decente y menos anticlerical a los rigurosos criterios de los inquisidores españoles (novellieri como Giovanni Boccaccio y sus más honestas piezas del Decamerón; Giambattista Giraldi Cinthio y su Hecatonmiton; Mateo Bandello y sus Novelle, Gianfrancesco Straparola y sus Piacevoli notti —Noches placenteras—; Franco Sacchetti y sus Trecentonovelle; Masuccio Salernitano y su célebre Novellino, Agnolo Firenzuola y Le Novelle, Parabosco y sus I deporti, Ortensio Lando y sus Alcune novelle, etcétera).
Posteriormente, se transmitieron a los ejemplos del Libro del Conde Lucanor y a los del Libro de buen amor, a las novelle del Decamerón de Boccaccio y, ya en el renacimiento, se observa aún su influencia en El Patrañuelo de Juan de Timoneda, y en asuntos de las Novelas ejemplares de Cervantes, u obras dramáticas del teatro español del Siglo de Oro e incluso de Shakespeare.
Agustín G. de AMEZÚA, Madrid, RAE, 1948. íd., Novelas ejemplares y amorosas o Decamerón español, ed. R. RINCÓN, Madrid, Alianza, 1980.
De esa época datan los seis nichos de las dos portadas laterales, de estilo gótico, así como la ornamentación de mármol a recuadros. En uno de esos nichos Giovanni Boccaccio ambientó uno de sus relatos del Decamerón (VIII 9).