Cornaro

Cornaro

 
Ilustre familia patricia de Venecia que dio tres dux a la República: Marco, Giovanni I y Giovanni II.
Ejemplos ?
Entre 1840 y 1853 estuvo contratado en el Teatro de San Carlos de Nápoles, participando en varios estrenos, sobre todo de óperas de Giovanni Pacini (destacando Saffo, en 1840). También estrenó en Nápoles Caterina Cornaro, de Donizetti, en 1844.
Francisquita, la maleva (1926), que la tuvo como protagonista en el Teatro Nuevo. Con "Gran Compañía de Género Chico Criollo", de Ivo Pelay, junto con Ada Cornaro, el tenor Jaime Moreno y gran elenco.
También trabajó con grandes actores como César Fiaschi, Rico Munolo, Leopoldo Simari, Vicente Climent y con la vedette Celia Gámez. Formó parte del Conjunto de zarzuela criolla Ivo Pelay, junto con Ada Cornaro.
Mandó al gobernador de Candía, Andrés Cornaro, que movilizase sus milicias y las combinase con la flota que se encontraba estacionada en Suda (Creta) a las órdenes de Antonio Capello.
Jacques II d'Avesnes (1204–1205) Giberto de Verona (1205-1208) Ravano dalle Carceri (1209-1216) Felicia dalle Carceri (1216-1262) Grapella dalle Carceri (1262-1264) Gaetano dalle Carceri (1279-1296) y Grapozzo dalle Carceri (1279-1315?) María I dalle Carceri (1279-1323) y Alberto Pallavicini (?-1311), después con Andrea Cornaro (1312-1323) Beatrice Pallavicini (1315-1328) y Juan de Maisy (1315-1317) Ocupación catalana (1317-1319) Pietro dalle Carceri (1319-1340) Giovanni dalle Carceri (1340-1359) Niccolò III dalle Carceri (1359-1383) Dominio veneciano...
Este pasaje está bellamente representado por Gian Lorenzo Bernini en una magnífica escultura que se conserva en la Capilla Chigi de la Basílica de Santa María del Popolo, en Roma, y que guarda un gran parecido formal con el Éxtasis de Santa Teresa, escultura también debida a su privilegiada mano y que se halla en la Capilla Cornaro de la Iglesia de Santa María de la Victoria, igualmente en Roma.
edro de Répide Gallegos, también conocido como Pedro de Répide y Cornaro, (Madrid, 8 de febrero de 1882 - Madrid, 16 de febrero de 1948), fue un escritor y periodista español, primer representante del Cuerpo de Cronistas Oficiales de la Villa de Madrid.
En esta versión, que publicó sin concluir Laguna, porque quando la estaba trabajando dió otra completa á luz Juan Cornaro, hizo algunas observaciones críticas conta la de este literato, que realzan su mérito; pero aun le justifica mas la juiciosa y modesta carta apologética, que escribió después para vindicarse de una sátira grosera con que Cornaro, ofendido de dichas observaciones, pretendió insultarle.
Tres grandes lienzos sobre la leyenda de Marcos el Evangelista: Hallazgo del cuerpo de San Marcos o La invención del cuerpo de san Marcos, Traslación del cuerpo de San Marcos y San Marcos salvando a un sarraceno de un naufragio, Venecia. La adoración del becerro de oro, El juicio final, 1562-64, iglesia de Santa María del Orto, Venecia Alvise Cornaro, h.
Entre las obras más destacadas cabe citar: Retrato de Caterina Cornaro de Gentile Bellini, la Virgen de Esterhazy de Rafael, tres pinturas relevantes de Sebastiano del Piombo, dos de Bronzino (una Natividad y Venus, Cupido y los Celos), Retrato del dogo Marcantonio Trevisani de Tiziano, un Retrato de hombre joven de Durero, Retrato del emperador Carlos V de Bernard van Orley, La predicación de san Juan Bautista de Pieter Brueghel el Viejo, y otras obras de autores como Rembrandt, Frans Hals, Poussin y Giambattista Tiepolo (Santiago el Mayor derrotando a los moros).
Rush había comprado la Villa Cornaro en 1969 de una organización gubernamental italiana dedicada a conservar los monumentos nacionales de Italia en el Véneto (L'Ente Per Le Ville Venete).
Si bien el sistema evitaba la creación de un monarca o de una dinastía familiar, también concentraba el poder efectivo en muy pocas familias adineradas que formaban en la práctica una oligarquía como los Contarini, Bragadin, Barbarigo, Giustinian, Mocenigo, Pisan, Cornaro, o Loredan, que mantuvieron su riqueza hasta los últimos días de la República a la par que otros aristócratas (los llamados barnaboti) se empobrecían debido al declive del poderío veneciano, pero conservaban sus derechos de voto en el Gran Consejo que estaba a su vez vedado a los burgueses más adinerados.