Claudia

Traducciones

Claudia

Claudia

Claudia

Claudia

Claudia

كلوديا

Claudia

Клаудия

Claudia

Claudia

Claudia

Claudia

Claudia

Claudia

Claudia

קלאודיה

Claudia

클라우디아

Claudia

Claudia

claudia

SFgreengage
Ejemplos ?
El 3 de enero Claudia Méndez Villaseñor, reportera de El Periódico que investigaba denuncias de corrupción en una dependencia del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, denunció amenazas telefónicas por dos concejales de la Municipalidad de Guatemala.
Madre Ibelia Loayza A., (Sor Claudia de San Luis), había cruzado los campos blancos de las conciencias juveniles, haciendo germinar semillas de espiritualidad capacitada y modelando la plasticidad de la arcilla humana, se radicó en Riobamba para pasar el resto de sus días en la Casa Generalicia, en donde por un sexenio desempeñó la dignidad de Consiliaria General.
Presidente: Enrrique Peña Nieto Secretario de Relaciones Exteriores: Claudia Ruiz Massieu Embajador ante los Estados Unidos: Miguel Basañez Ebergenyi Embajador ante las Naciones Unidas: Jorge Montaño Embajador ante la OEA: Emilio Rabasa Gamboa México tiene una Embajada en los Estados Unidos, situada en 1911 Pennsylvania Ave.
México, D.F., a 29 de abril de 1996.- Sen. Miguel Alemán Velasco, Presidente.- Dip. Ma. Claudia Esqueda Llanes, Presidente.- Sen. Raúl Juárez Valencia, Secretario.- Dip.
Me dijo la cautelosa Claudia, que éste era su nombre, y bien le puedo dar también el de cautelosa, pues también estaba prevenida contra mí, y en favor del ingrato y desconocido don Manuel: -¿Y acaso, señora mía, ha cometido este desdichado algún delito contra la fe, que le quieres dar tan riguroso castigo?
-Con todo mi honor le está cometiendo -dije yo-, y porque no haya más cómplices, será bien que éste muera. -¿Pues a quién se condena sin oírle? -replicó Claudia-. Porque, a lo que miro, entero está como el día en que nació.
o se sabía nada de aquel atrevido hidalgo aventurero que, con propósito de mejorar de fortuna, emprendió viaje a las Indias, dejándose en el dormido poblachón castellano a su mujer, doña Claudia, hermosa y moza, y a dos hijos, muy pequeños entonces, pero que irían creciendo y sería preciso establecer.
Y no venían noticias. Doña Claudia, poco a poco, desmerecía; su cara de rosa mañanera se había vuelto del color de los ciriales. Sentimientos extraños, indefinibles, la obligaban a suspirar por la tarde, a la misma hora en que don Juan de Meneses, su dueño y señor, había partido.
-Sobornada parece que estás, pues abogas con tanta piedad por él. -No estoy, por cierto -respondió Claudia-, sino enternecida, y aun, si dijera lastimada, acertara mejor.
La gens Claudia, en todo caso, que emigró de entre los sabinos, fue recibida por nosotros no sólo a la ciudadanía, sino incluso entre las filas de los patricios.
-¿Pues de qué sabes tú que todas esas penas de que te lastimas tanto son por mí? -Yo te lo diré -dijo la astuta Claudia-. Esta mañana me envió tu madre a saber cómo estaba, y el triste caballero vio los cielos abiertos en verme; contóme sus penas, dando de todas la culpa a tus desdenes, y esto con tantas lágrimas y suspiros, que me obligó a sentirlas como propias, solemnizando con suspiros los suyos y acompañando con lágrimas las suyas.
ESCENA PRIMERA Harpagón, Cleanto, Elisa, Valerio, Dama Claudia, Maese Jacobo, Brindavoine, La Merluza HARPAGÓN Vamos, venid acá todos, a que os dé mis órdenes para luego indicarle a cada uno su obligación.