Ejemplos ?
Por inducción aprecia ésta muchas veces, en presencia de un hecho, las cau- sas que lo engendraron y las consecuencias que su realización produjo ó debió producir.
Oración a Dios Ya no es por lo tanto a los hombres a los que me dirijo, es a ti, Dios de todos los seres, de todos los mundos y de todos los tiempos: si está permitido a unas débiles criaturas perdidas en la inmensidad e imperceptibles al resto del universo osar pedir­te algo, a ti que lo has dado todo, a ti cuyos decretos son tan inmutables como eternos, dígnate mirar con piedad los errores inherentes a nuestra naturaleza; que esos errores no sean cau­santes de nuestras calamidades.
Destaco igualmente el mejoramiento de la cuesta Las Chilcas al norte de Santiago, la nueva ruta entre La Serena y Ovalle; la Autopista Concepción – Cabrero; además de los nuevos accesos a la ciudad de Iquique; los nuevos puentes Industrial y Bicentenario sobre el Biobío; y el anhelado puente Cau Cau en Valdivia, el primero basculante en la historia del país.
Solamente al declinar el sol se levantó una ventolina, y la fragata, con todo su velamen desplegado, pudo doblar la Isla de Sacrificios y dar fondo en aguas de Veracruz. Cautiva el alma de religiosa emoción, contemplé la abrasada playa donde desembarcaron antes que pueblo alguno de la vieja Europa, los aventureros españoles, hijos de Alarico el bárbaro y de Tarik el moro.
Si la celeb ración d el cont rato cau sare perju icio e conómico a l a entidad contratante, serán responsables solidarios el contratista y l os funcionarios que hubieren tramitado y celeb rado el contrato, sin perjuicio de la sanción administrativa y penal a que hubiere lugar.
Si el pobre corazón es liberal, y dio hospedaje al amor más de una y de dos veces, y gustó sus contadas alegrías, y padeció sus innumerables tristezas, no pueden menos de cau-sarle temblores, miradas y sonrisas cuando los ojos y los labios que las prodigan son como los de la Niña Chole.
Nos mueve una imperiosa necesidad de seguir luchando por la cau­sa de la revolución socialista y la creación del "Hombre Nuevo" en nuestra pa­tria, y decir y buscar la verdad saliéndole al cruce a toda manifestación des­viacionista y confusionista que pueda lesionar los intereses de la clase obrera y por lo tanto de la revolución socialista.
CAPITULO VIII DE LOS CONTRATOS COMPLEMENTARIOS Artículo 85.- Obras y servicios complementarios.- En el caso de que fuere necesa rio ampliar, modificar o complementar una obra o se rvicio determina do po r cau sas imp revistas o técnicas, de bidamente m otivadas, presentadas con su ej ecución, el E stado o l a e ntidad 27 contratante podrá celeb rar con el m ismo contratista, sin li citación o con curso, contratos complementarios qu e requ iera l a aten ción de las modificaciones antedichas, siemp re que se mantengan los precios de los rubros del contrato original, reajustados a la fecha de celebración del respectivo contrato complementario.
Si por cau sa de los estudios ela borados po r lo s con sultores, o currieren pe rjuicios té cnicos o económicos en la eje cución d e lo s contratos, e stablecidos por la vía judi cial o arbitral, la máxima auto ridad d e la entidad contra tante di spondrá qu e el consultor sea suspendido del RUP por el plazo de cinco (5) años, sin perjuicio de las demás sanciones aplicables.
En sus veintisiete siglos de vida habían aprendido a distinguir las irregularidades de su coterráneos y como Supremos Capataces, se encontraban obligados a descubrir las cau-sas de aquel fenómeno.
Artículo 93.- Terminación por mutuo acuerdo.- Cuando por circu nstancias im previstas, técnicas o e conómicas, o cau sas d e fuerza ma yor o caso fortuito, no fuere posible o conveniente para lo s inte reses de l as parte s, eje cutar total o parcialmente, el contrato, las partes pod rán, por mutu o acue rdo, conve nir en la extinción de todas o algunas de l as obligaciones contractuales, en el estado en que se encuentren.
Antes del baño, óleo sobre lienzo, 72,5 × 60 cm, Montserrat, Museo de Montserrat, 1894 Au Moulin de la Galette, óleo sobre lienzo, 117 × 90 cm, Montserrat, Museo de Montserrat, 1892 Autorretrato vestido de flamenco, óleo sobre lienzo, 115 x 96.5 cm, Barcelona, MNAC, 1883 Corrida de toros, óleo sobre lienzo, 53.7 x 72.4 cm, Barcelona, Museo de Montserrat, 1884 Autoretrato vestido de bandolero, óleo sobre lienzo, 100 x 81 cm, Barcelona, Museo de Montserrat, 1885 Retrato de Montserrat Casas, óleo sobre lienzo, 202 x 92 cm, Colección Banco Hispano Americano, 1888 Retrato de Elisa Casas, óleo sobre lienzo, 200 × 100 cm, colección particular 1889 Retratándose, óleo sobre lienzo, 59 x 73 cm, Sitges, Cau Ferrat...