Blanca de Navarra

Blanca de Navarra

 
(1385-1441) Reina de Sicilia en 1409-15. Casó en segundas nupcias con Juan II de Aragón y de él tuvo a Carlos de Viana.
Ejemplos ?
Después de la muerte de María en su cuarto parto, el libro probablemente pasó a alguna de sus hijas, una costumbre habitual tal y como se puede ver en la documentación del legado de su hermana y reina de Francia, Blanca de Navarra, hacia sus hijas cuando murió unos años más tarde.
Cabe destacar la devoción que tenía por la Soterraña la reina doña Blanca de Navarra, que mandó tallar imágenes semejantes a la encontrada y que se distribuyeran por más de una veintena de pueblos de su reino, donde figuran en la actualidad como patrona con el nombre de Soterraña de Nieva, Virgen de Nieva o Virgen de la Nieva.
Acoge, así, nada más construirse en 1440 el primer encuentro entre el heredero a la corona de Castilla, el futuro Enrique IV, y su prometida Blanca de Navarra, quien sale a recibirla desde Valladolid, donde tendrá lugar el enlace en septiembre de ese mismo año.
Fue el cuarto hijo y tercera hija de la entonces infanta heredera Blanca de Navarra y de su segundo esposo, el infante Juan de Aragón, duque de Peñafiel.
El rey Enrique IV, casado con la princesa Blanca de Navarra en 1440, se divorcia de ella debido a su impotencia y conocida homosexualidad y acepta la sentencia el 27 de julio de 1453.
Concretamente, las piezas más importantes se hallaron en los sepulcros de los siguientes personajes: Alfonso VIII de Castilla (1155-1214). Rey de Castilla (1158-1214), hijo de Sancho III de Castilla y Blanca de Navarra.
En 1439 fue nombrado embajador ante la corte navarra para concertar y capitular las bodas del príncipe heredero, el futuro Enrique IV, con Blanca de Navarra, quien al año siguiente viaja a Valladolid para contraer matrimonio.
Presentada a la Exposición de 1871, obtuvo primera medalla. Doña Blanca de Navarra entregada al Captal del Buch (sin localizar). Mujer saliendo del baño, Museo del Prado.
Probablemente fue una imagen donada por Dalmacio de Mur con el mecenazgo de Blanca de Navarra, mujer de Juan II de Aragón, a raíz de la curación de una enfermedad que aquejó a la reina por entonces.
Había sospechas sobre la impotencia de Enrique IV ya que previamente había estado casado con la infanta Blanca de Navarra y el matrimonio se declaró nulo porque nunca llegó a consumarse.
La muerte de Blanca de Navarra, la esposa del infante Juan de Aragón, obligó a éste a volver rápidamente a su reino, abandonado la campaña castellana, pues su propia corona peligraba frente a las pretensiones de Carlos de Viana.
Blanca de Navarra (1177 – 13 de marzo de 1229) fue infanta de Navarra y condesa consorte de Champaña (1199–1201). Era hija de Sancho VI de Navarra y de Sancha de Castilla (hija de Alfonso VII) y hermana de Sancho VII de Navarra.