Ejemplos ?
Y el llanto que en sus párpados se estanca y el semblante humillado y macilento, muestran que es ya su bárbara sentencia carcoma que desgarrra su conciencia.
Todo al fin en el conde está mostrando que grave asunto con afán medita, y se ve que su bárbara sentencia es el peso que abruma su conciencia.
Y pensando en la cosa estupenda que podía ocurrir algún día en el portal, sentía el viejo hervirle la sangre, y tal vez hubiérase ido del seguro, a no penetrar en aquel momento en su establecimiento con un quitasol convertido en paraguas por la necesidad, Dolores la Rabicortona, una hembra alta, gallarda, redondeada por la plenitud de la vida, ondulando al andar la cintura, esbelta sir presión de artificio alguno, vibrándole al andar el seno redondo, y con el pelo rubio cayéndole sobre la frente y la nuca en artística rebeldía; una mano recogiéndose la falda de coco, poniendo al descubierto al andar un pie y el principio de una pantorrilla, capaces ambos de hacer estallar al de menos pólvora en la Santa Bárbara...
Con tan fétida y bárbara sotana salimos todos de esta ruin manera, sin que el ardid el Ogro sospechase, hasta que toca que Lucina pase.
255 De ellas parte, de cubierta cúspide, agitaban tirsos, parte de un despedazado novillo lanzaban los miembros, parte con tortuosas serpientes a sí propias se ceñían, parte oscuras orgias concurrían con cóncavas cestas, orgias que en vano desean oír los profanos; 260 plañían otras con eminentes palmas los tímpanos, o del torneado bronce su tenue tintineo sacaban; para muchas roncos bombos exhalaban los cuernos y la bárbara tibia chirriaba con un horrible canto.
Aquel también subvertido monte fue, sobre el que, máximo, en las orillas, la progenie clara de Tía viaja, cuando los medos parieron un nuevo mar, y cuando la juventud 45 bárbara por mitad del Atos navegó.
Miguel de Ureta, diputado por Melipilla. Santiago Muñoz de Bezanilla, diputado por Santa Bárbara de Casa Blanca. Blas Reyes, diputado por Santiago.
c) El descubrimiento de las aportaciones socioculturales y semióticas de Lev Vigotski, Alexander Luria, Alexander Leontiev y sus discípulos recientes, como Bárbara Rogoff, Elena Bodrova o Michael Cole, entre muchos más.
Este punto acababa de ser el teatro de escenas de violencia y de sangre, provocadas por la codicia de los nuevos caudillos de la democracia bárbara y su presencia le restituyó el orden y la seguridad de que tanto necesitaba.
¿No sería una inhumana y bárbara resolución, el querer resistir sin fuerzas, y entrar en una guerra sin los medios necesarios y forzosos, no sólo para continuarla por largo tiempo, pero ni aun para dar un principio que no parezca del todo temerario?
Lo que el estado salvaje sin finalidad hizo, a saber, contener el desenvolvimiento de las disposiciones naturales de nuestra especie hasta que, por los males que con esto le produjo, obligola a salir de ese estado y a entrar en una constitución civil en la cual se pueden desarrollar todos aquellos gérmenes, esto mismo hace la libertad bárbara de los Estados ya fundados...
Ese no supo leer, y nada supo; jamás comprendió bien frase ni dicho: lo quede lo que oyó recogió al vuelo fué lo trunco no más, lo sin sentido; y como nada concibió a derechas, se echó a través de todo, a todo esquivo; y a través de su bárbara ignorancia, sin idea de Dios fué su alma a juicio.