Andrómaca


Búsquedas relacionadas con Andrómaca: andromeda

Andrómaca (Andromaké)

 
mit. Hija de Aecio, rey de Tebas, y esposa de Héctor.
Traducciones

Andrómaca

SFAndromache
Ejemplos ?
Haciéndose una idea de lo que le va a pasar, Héctor enseña a su mujer, Andrómaca un túnel secreto para salir de Troya, diciéndole que lo use para escapar con su hijo y con todos los troyanos que pueda en caso de que él muera y caiga la ciudad.
1880 (152.4 x 83.8 cm) Wedded (Casado), (c. 1881 - 1882) (145.4 x 81 cm) Captive Andromache (El rapto de Andrómaca), c. 1888 (197 x 406.5 cm) The Bath of Psyche (El baño de Psyche), (c.
David usa las inscripciones para reforzar el simbolismo en ocho de sus obras conocidas: Belisario pidiendo limosna (1784, Louvre), El dolor y los lamentos de Andrómaca sobre el cuerpo de Héctor (1783, Escuela Nacional Superior de Bellas Artes, París), La muerte de Marat (1793, Museo de Bellas Artes, Bruselas), El furrier de Saint-Fargeau (perdido), Napoleón cruzando los Alpes, Safo y Faón, Retrato de Napoleón en su gabinete de trabajo (1812, Washington), y Leónidas (1814, Washington).
Tomad la triste y fúnebre corona Con que a su hermano coronó Catulo; La cítara del vate de Sulmona Cuando lloró la muerte de Tibulo; Y bañados en llanto nuestros ojos Sobre el sepulcro esparciremos flores, Y en la losa que cubre sus despojos Grabaremos sus ínclitos loores: «Pintó mujer más fuerte y virtuosa Que Andrómaca, que Antígona y Alceste; Su sagrada ceniza aquí reposa; Voló su alma a la mansión celeste.» Santander, 5 de agosto de 1874.
¡Cuál resplandece la verdad humana En esas puras frentes! ¡Cómo sabe Eurípides mover los corazones, De la cautiva Andrómaca al lamento, O a los furores de la Colquia maga!
Pronto llegó Andrómaca al palacio, lleno de gente, de Héctor, matador de hombres; halló en él a muchas esclavas, y a todas las movió a lágrimas.
ANA, hermana de la reina Dido. ANDRÓMACA, viuda de Héctor, robada por Pirro en el saqueo de Troya, y abandonada luego por él, se casó con Héleno, rey de Epiro.
Mas todavía dejaré que alcances una gran victoria como compensación de que Andrómaca no recibirá de tus manos, volviendo tú del combate, las magníficas armas del hijo de Peleo.
Héctor, como no hallara a su excelente esposa, detúvose en el umbral y habló con las esclavas: —¡Ea, esclavas! Decidme la verdad: ¿Adónde ha ido Andrómaca, la de níveos brazos, desde el palacio?
Andrómaca, sujeta ya a la voluntad del vencedor, sólo pudo sentir la muerte de los suyos, mas no temerla; las otras, casadas con los que andaban actualmente en la guerra, temían cuando iban sus maridos a ellas, las muertes de sus padres, y cuando volvían se lamentaban sin poder temer ni sentir libremente, porque por las muertes de sus ciudadanos, padres, deudos y hermanos, piadosamente se entristecían, o por las victorias de sus maridos cruelmente se alegraban.
A Víctor Hugo. I ¡Andrómaca, pienso en ti! Este riacho, Pobre y triste espejo donde antaño resplandeció La inmensa majestad de vuestros dolores de viuda, Este Simoïs mentiroso que con vuestras lágrimas crece, Ha fecundado de pronto mi memoria fértil, Cuando yo atravesaba el nuevo Carrousel.
y luego en vos, Andrómaca, de los brazos de un gran esposo caída, Vil rebaño, bajo la mano del soberbio Pirro, Cabe una tumba vacía en éxtasis doblegado; Viuda de Héctor, ¡ah!