-emesis

-emesis

suf. Componente de palabra procedente del gr. emeo, que significa vomitar hematemesis; hiperemesis.
NOTA: También se escribe: -emia
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

-emesis

 
V. -emesia.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Por otro lado, la ausencia de tos paroxística o de emesis posterior a la crisis de tos reduce las probabilidades casi a la mitad.
La sobredosis de sus principios activos pueden causar emesis y catarsis que se asocia con mialgia, hipersalivación e inflamación gastrointestinal.
Las contraindicaciones de esta técnica son en general las mismas que se asignan a la emesis, y además existe la posible complicación de lesión mecánica de faringe, esófago y estómago.
También se entiende por vómito aquello que se vomita (quimo). La emesis está controlada por el centro del vómito en la formación reticular del bulbo raquídeo.
El vómito, también llamado emesis, es la expulsión violenta y espasmódica del contenido del estómago a través de la boca. Aunque posiblemente se desarrolló evolutivamente como un mecanismo para expulsar del cuerpo venenos ingeridos, puede aparecer como síntoma de muchas enfermedades no relacionadas con éstos, ni siquiera con el estómago (gastritis) como patología cerebral u ocular.
Junto a los efectos psicológicos sobre el ánimo, la cognición, los instintos y la conciencia, la liberación de neurotransmisores producida por la cocaína proporciona también disminución del umbral convulsivo, temblor, cambios en la activación eléctrica, emesis, hiperpirexia, taquicardia, hipertensión, diaforesis, retraso en la eliminación urinaria y fecal, contracciones musculares y enrojecimiento facial.
Prevención y tratamiento de las náuseas y de la emesis provocadas por radioterapia, cobaltoterapia y quimioterapia antineoplásica.
La disfagia es indicativo del posible desarrollo de la estenosis esofágica (cuya aparición puede ser de hasta un año tras la lesión). La saciedad temprana, la pérdida de peso y la emesis progresiva indican obstrucción gástrica.
Entiéndese por regurgitar al acto de expulsar por la boca, sin el esfuerzo ni las sacudidas de la emesis, algunos contenidos sólidos o líquidos del tubo digestivo.
El malestar general se debe a fiebre, dolor de cabeza, anorexia, náuseas, emesis (vómitos) y palidez, en general como consecuencia del edema o por anemia —secundaria a la posible hematuria—.
La mayoría de los traumatismos craneales leves no requieren hospitalización, no obstante, se recomienda llamar al teléfono de emergencia (varía por país) si el paciente presenta alguna de estas manifestaciones o si no se sabe que tan severo es el daño: Sangrado en cualquier parte de la cabeza Sangrado o salida de algún líquido por la nariz o las orejas (otorragia, epistaxis) Dolor de cabeza Cambios en el estado de conciencia Deja de respirar (apnea) Coloración azul o negra bajo los ojos o detrás de las orejas (ojos de mapache) Confusión Pérdida del equilibrio Debilidad o falta de movimiento de una extremidad (brazo o pierna) Tamaño de las pupilas diferente (anisocoria) Habla raro (dislalia, disartria) Convulsiones Vómito (emesis) Pierde el conocimiento...
La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de la anorexia nerviosa.;En función del tipo de purga que utilizan para compensar el atracón, tenemos: Tipo purgativo: cuando se utiliza como conducta compensatoria el vómito (emesis), los laxantes, los diuréticos, enemas, jarabe de ipecacuana o incluso la teniasis, (infestación por solium), para eliminar lo más pronto posible el alimento del organismo.