úlcera

(redireccionado de úlceras)
También se encuentra en: Sinónimos.

úlcera

(Del lat. ulcera.)
1. s. f. MEDICINA Lesión de la piel o de las mucosas que causa destrucción gradual de los tejidos. llaga
2. BOTÁNICA Lesión que causa una destrucción progresiva de los tejidos de las plantas.

úlcera

 
f. med. Solución de continuidad en la piel o en una mucosa con escasa tendencia a la cicatrización espontánea.

úlcera

('ulθeɾa)
sustantivo femenino
lesión que destruye el tejido de la piel o de un órgano Tenía una úlcera en la pierna.
Traducciones

úlcera

ulcer, sore

úlcera

ulcère

úlcera

ulcera

úlcera

vřed

úlcera

mavesår

úlcera

Geschwür

úlcera

έλκος

úlcera

haavauma

úlcera

čir

úlcera

潰瘍

úlcera

궤양

úlcera

zweer

úlcera

magesår

úlcera

wrzód

úlcera

úlcera

úlcera

язва

úlcera

sår

úlcera

แผลเปื่อย

úlcera

ülser

úlcera

ung nhọt

úlcera

溃疡

úlcera

язва

úlcera

潰瘍

úlcera

כיב

úlcera

SF
1. (Med) → ulcer, sore
úlcera de decúbitobedsore
úlcera duodenalduodenal ulcer
úlcera gástricagastric ulcer
2. (Bot) → rot

úlcera

f ulcer, sore; — de decúbito de-cubitus ulcer, pressure sore; — de estrés stress ulcer; — duodenal duodenal ulcer; — gástrica gastric ulcer; — péptica peptic ulcer; — por estrés stress ulcer; — por presión pressure sore
Ejemplos ?
La idea de que pueda haber hombres malos por naturaleza, orgánicamente, yo la rechazaba, y entendía que con mis bondades sanearía aquel espíritu y curaría sus úlceras.
Para ella, lo que en algo pueda ser de provecho escribo; confío a mis escritos admoniciones saludables a la manera de recetas de medicinas útiles que comprobé yo mismo eficaces para mis úlceras, las que, si bien no completamente curadas, dejaron de rampar.
Eran unos grandes ojos azules, penetrantes, demasiado penetrantes, cuyas miradas se posaron en mí como las de un médico en el cuerpo de un leproso, corroído por las úlceras, y buscaron las mías como para penetrar, con despreciativa y helada insistencia hasta el fondo de mi ser, para leer en lo más íntimo de mi alma.
"Entónces mandó Isaías traer una cataplasma de higos, la que aplicó sobre las úlceras del rey, y este se curó; et euratus est ." Ezequías pidió una señal de que estaba curado: Isaías le dijo: "¿Quieres que la sombra del sol adelante diez grados, ó que retroceda otros diez?
Es la ley la que te obliga. EL JOVEN.-Nada de ley, sino una Empusa con todo el cuerpo plagado de úlceras hediondas. VIEJA SEGUNDA.-Sígueme, corazoncito, y déjate de tonterías.
En otras palabras, el Medicare pagaba una operación, como por ejemplo, una operación de úlceras de $28,000, pero no pagaba $500 para los medicamentos recetados que habrían evitado que la úlcera apareciera.
Sin pan, sin comodidad, sin amigos, sin satisfacciones sanas, sin esperanzas, agobiado por el fardo de maldades que cargaba en la espalda, sin tener un antepasado de que enorgullecerse, sin haber realizado una obra que lo dignificase, estéril, incapaz, despechado, sombrío como un fratricida asustado a veces por su propia conciencia, moría en un rincón olvidado, rodeado de podre, lleno de úlceras, huido de los perros, entre un montón de basura, a la orilla de un río, sin una frase de consuelo, sin una gota de agua para aplacar la sed perenne, maldecido, como una rata pestilente y mefítica, llena de maldiciones, de desprecio y de condenación, mientras en el campo florecían los ciruelos y en la ciudad sus enemigos.
Veríais en sus iris felinos, turbios, empañados de pronto por un humbo fugaz, el horror de las úlceras descubiertas a solas, atrancadas las puertas.
Y, por la violencia y la atrocidad de mis males, los miembros de mi cuerpo se han relajado y desunido, los tendones de mis huesos se han consumido en la putrefacción, toda mi persona se ha cubierto de úlceras, como bien ves.
Entre las más horribles hay una que vicia rápidamente todo el organismo; sus manifestaciones son úlceras duraderas, chancros roedores, múltiples abscesos, la caída de dientes y pelos e intolerables dolores que parecen moler los huesos.
Éste al fin no fue tan desdichado: en medio de sus enfermedades incurables, sus dolores intensos, sus privaciones, le queda un bien: su esposa no le abandona ni le asquea; al contrario, santamente enamorada, vierte sobre las úlceras de su corazón el bálsamo de sus lágrimas, al tiempo que suaviza con benéficas unturas las dolorosas escoriaciones de sus miembros.
Nada más horroroso que el siniestro cuadro que Lima ofrecía esa noche, y nada más propio para explicar y comprender los problemas de ese pueblo, que de tiempo atrás ha estado ocultando úlceras profundas con las lujosas galas en que ha derrochado sus ingentes riquezas.