ávidamente


Búsquedas relacionadas con ávidamente: ávidos
Traducciones

ávidamente

ADV (= con entusiasmo) → avidly, eagerly; (= con codicia) → greedily
Ejemplos ?
Varios curiosos, más resueltos, subieron a los palcos vecinos, y escucharon ávidamente la conversación, apagada y cuchicheante, de los enmascarados.
Cuando tensé el arco para lanzar la flecha, voló hacia otro árbol. Lo perseguí ávidamente, pero el pájaro seguía saltando de copa en copa, mientras sus alas doradas reflejaban la luz del sol.
Tan pronto me veía vestido de harapos y obligando a Dora a it a vender cerillas a medio penique la caja, como me encontraba en la oficina vestido con la camisa de dormir y un par de botas, y míster Spenlow me reprochaba la ligereza del traje en que me presentaba a sus clientes; después comía ávidamente las migas que dejaba caer el viejo Tifey al comer su bizcocho de todos los días en el momento en que el reloj de Saint Paul daba la una...
Por las chatas calles del arrabal, miserables y sucias, inundadas de sol, con cajones de basura a las puertas, con mujeres ventrudas, despeinadas y escuálidas hablando en los umbrales y llamando a sus perros o a sus hijos, bajo el arco de cielo más límpido y diáfano, conservo el recuerdo fresco, alto y hermoso. Mis ojos bebían ávidamente la serenidad infinita, extática en el espacio celeste.
Como el cazador en el bosque Extiende su lazo para coger pajaritos, Cuando yo extiendo mi brazo izquierdo Cógeme tú también con tu brazo; Y tus ojos inmóviles Tienen que quedarse bajo los míos, Si te levanto desde los sobacos, Levántate de tus talones; Cuando mi cara está bajando, Hacia arriba quédate con tu cara, Para que nos miremos ávidamente Y dulcemente por una vida entera; Y para que sea plenamente El amor conocido para ti, Cuando inclinándome te beso, Bésame tú también.
A través del follaje percibíase un Acteón de piedra, encorvado, que esperaba ávidamente que la diosa viniese a bañarse en la fuente de la gruta, y que empezaba ya a metamorfosearse en ciervo.
Con el codo sobre la larga mesa donde planchaba, observaba ávidamente todas aquellas prendas femeninas extendidas a su alrededor: las enaguas de bombasí, las pañoletas, los cuellos, y los pantalones abiertos, anchos en las caderas y estrechos por abajo.
Corría, corría delante de ella, y la madre Miette, para cogerle de una vez, dejó a toda prisa su rueca al borde del camino. Sus dos manos libres tendían ávidamente hacia el ovillo para cogerlo.
El muchacho tomó el manojo de mimbres, propinó entonces con su brazo vigoroso cincuenta golpes seguidos sobre las nalgas que se le ofrecían, el libertino, ya intensamente marcado por los latigazos de aquellos mimbres, se abalanza sobre su fustigadora masculina, le levanta las faldas, una mano reconoce el sexo, la otra agarra ávidamente las dos nalgas, de momento no sabe cuál templo incensará primero, por fin se decide por el culo y pega a él su boca con ardor.
Aquélla, erecta aún, altiva y oliendo a la regla, Aspirando ávidamente ese canto vivido y guerrero; Su mirada, a veces, se abría como el ojo de una vieja águila; ¡Su frente de mármol parecía hecha para el laurel!
Su caballo, que lo seguía, entró en una vasta caballeriza que estaba abierta, y habiendo hallado heno y avena, el pobre animal, que se moría de hambre, se puso a comer ávidamente.
Esos señores no advirtieron o no quisieron advertir que Bonaparte se valió del 29 de enero de 1849 para hacer que desfilase ante él, por las Tullerías, una parte de las tropas y se agarró ávidamente a esta primera demostración pública del poder militar contra el poder parlamentario, para hacer alusión a Calígula.