áridos


Búsquedas relacionadas con áridos: semiárido

áridos

(áridos)
sustantivo masculino plural
1. elementos sólidos a los que se aplican medidas de capacidad El almud es una medida para áridos.
2. grava y arena mezclados para hacer hormigón Los áridos se usan en la construcción de caminos, puentes y edificaciones.

áridos

(áridos)
sustantivo masculino plural
1. elementos sólidos a los que se aplican medidas de capacidad El almud es una medida para áridos.
2. grava y arena mezclados para hacer hormigón Los áridos se usan en la construcción de caminos, puentes y edificaciones.
Ejemplos ?
-Dios te salve, Anunciación. Madre de cien dinastías. Áridos lucen tus ojos, paisajes de caballista. El niño canta en el seno de Anunciación sorprendida.
¿Cuando, como Proteo, a cada hora nuevas formas reviste el egoísmo; y en los áridos pechos sólo mora estéril duda, fúnebre ateísmo?...
Para los efectos de la equivalencia se computará una hectárea de riego por dos de temporal, por cuatro de agostadero de buena calidad y por ocho de bosque, monte o agostadero en terrenos áridos.
Sus frondosos bosques; sus verdes praderas, cubiertas de abundante pasto, donde se crían y ceban hermosos becerros y lucias vacas que dan mantecosa leche; y la rica copia de flores, frutas y hortalizas que hay allí por donde quiera, valían mucho más, según el gallego, que los áridos cortijos, que las estériles llanuras sin árbol que les preste sombra y sin chispa de hierba, y que los sombríos olivares y viñedos de Andalucía.
de Misiones, con la yerba y el tabaco; los tiene en las montañas y los tiene en los valles, y en los lagos andinos; los tiene en la llanura a montones, y en las costas, y en las selvas, y en todas partes, en climas calurosos, templados y fríos; en las islas del Paraná, y en la Tierra del Fuego; en sus admirables ríos y hasta en sus más áridos médanos.
Y las horas pasaban, monótonas, rodando el tren por la solitaria llanura, cruzando campos bajos que verdean, cañadones que relumbran, pajonales que esperan el arado, trigales dorados que esperan la segadora, alfalfares de esmeralda, muestras de la Pampa del porvenir, y médanos áridos, recuerdos de la Pampa prehistórica.
Los descontentos podrán hablar de la corrupción del Tribunal, de la insuficiencia del Tribunal, de la necesidad de reformas en el Tribunal; pero así y todo -terminó solemnemente míster Spenlow-, cuando el precio del trigo por áridos está alto, el Tribunal tiene más trabajo, y si un hombre sincero se pone la mano en el corazón, no podrá por menos de decir al mundo entero: «Si llega a tocarse al Tribunal de Doctores, se acabó el país».
Duerme tranquilo el mar; pérfido, esconde rocas aleves, áridos escollos; falsos señuelos son; lejanas cumbres engañan a las naves.
Yo recogí las lágrimas que en vano pretendiste ocultar; tu blanca mano estreché al corazón llena de vida que por tu amor palpita, y azorada me apartaste de ti con crudo ceño: volví a coger tu mano apetecida, sollozando a mi ardor la abandonaste, y mientras yo ferviente la besaba, bajo mis labios áridos temblaba.
Su cuerpo flaco y mísero volvió a caer en el hueco de la cama, y una queja desesperada se exhaló de su laringe, mientras de sus áridos ojos salía una de esas lágrimas de la ancianidad, que parecen también viejas, que apenas fluyen...
El alma es la que hace la riqueza: ella es la que sigue al hombre al destierro, y la que, en los desiertos más áridos, mientras encuentra con qué sostener el cuerpo, goza y abunda en sus bienes.
Y ante el claro matizar de sus siluetas viviré nuevamente las distancias y sin rencores áspides y sin dolores ácidos y sin temores áridos agrandaré la fogata de mi carne para vivir amante de tu rostro fusionado al mío con el soporte de él… con tu sexo incrustado en el de ella y el mío en tu sed… con sus senos compartidos, ambidiestros mientras manos volátiles de hembra mueven nuestros fuegos túrgidos de machos… y en el exceso de nuestros dedos sentir la ondulación de sus entrañas al impacto de tanto semen.