álamo


También se encuentra en: Sinónimos.

álamo

1. s. m. BOTÁNICA Árbol de considerable altura y crecimiento rápido, de hojas anchas y flores colgantes, propio de regiones húmedas y templadas.
2. CARPINTERÍA Madera de cualquiera de las especies de este árbol.
3. álamo balsámico BOTÁNICA Árbol de copa alargada o redondeada, ramas angulosas y corteza rojiza, que secreta una sustancia olorosa.
4. álamo blanco BOTÁNICA Álamo que tiene la corteza gris y hojas blanquecinas por el envés, más o menos triangulares.
5. álamo negro BOTÁNICA Álamo de lento desarrollo, corteza muy rugosa, hojas verdes por sus dos caras y ramas muy separadas del eje del tronco.
6. álamo temblón o alpino o líbico BOTÁNICA Álamo de corteza lisa y hojas blanquecinas que, por estar pendientes de pecíolos largos, se mueven con facilidad al impulso del viento.
NOTA: Nombre científico: (Populus tremula.)

álamo

 
m. bot. Nombre común de las especies de la familia salicáceas (gén. Populus), propio de lugares húmedos, tronco alto y bien poblado de ramas, hojas anchas provistas de un largo pecíolo comprimido lateralmente.
Madera de cualquier especie de álamo.

álamo

('alamo)
sustantivo masculino
árbol de tronco erecto de corteza gris de hasta 30 metros de altura La madera del álamo es poco resistente.
Sinónimos

álamo:

chopo
Traducciones

álamo

poplar

álamo

Pappel

álamo

peuplier

álamo

pioppo

álamo

حُور

álamo

topol

álamo

poppel

álamo

poppeli

álamo

jablan

álamo

ポプラ

álamo

포플러

álamo

populier

álamo

poppel

álamo

topola

álamo

choupo

álamo

poppel

álamo

ต้นพ็อปล่าร์

álamo

kavak

álamo

cây bạch dương

álamo

白杨, 杨树

álamo

Топола

álamo

楊樹

álamo

SMpoplar
álamo blancowhite poplar
álamo de ItaliaLombardy poplar
álamo negroblack poplar
álamo temblónaspen
Ejemplos ?
Bajó irresistible del monte cercano Furiosa torrente, y el manso arroyuelo Creció, y el follage del álamo vano Postró por el suelo.
X De espumas sufre el Betis argentado remos que lo conduzgan, ofreciendo el oro al tierno Alcides, que guardado del vigilante fue dragón horrendo; delicias solicita su cuidado a las nudosas redes, exponiendo lo que incógnito más sus aguas mora, que extraña el cónsul, que la gula ignora XI Napea en tanto a descubrir comienza bien peinado cabello, mal enjuto, siendo al Betis un rayo de su trenza lo que es al Tajo su mayor tributo; salió al fin, y hurtando con vergüenza sus bellos miembros a silvano astuto (que infamar lo vio un álamo prolijo) esto en sonantes nácares predijo...
- Sí, músico - asintió el lebrato - te obedeceré como un discípulo a su maestro. Caminaron, pues, juntos un rato, hasta llegar a un claro del bosque en el que crecía un álamo blanco.
Pensaba: "Si ella ahora me viera, ¿qué diría?" Dulcemente, como una sombra en un muro blanqueado de luna, pasó toda ella, y en cierto anochecimiento lejano vi el semblante de imploración de la niña inmóvil junto al álamo negro.
Mario, otro corredor, un gandul de dieciséis años, alto como un álamo, todo piernas y brazos, se burlaba de mis estériles diligencias.
El álamo verde que el aura enamora, El sauce que llora, El verde palmar, El mango sombroso, la ceiba sonante, Cual fúlgido rayo de níveo brillante La ven en sus hojas inquieta temblar.
Y cuando tiña el horizonte oscuro, Del porvenir la llamarada inmensa Y se desplome el carcomido muro, Que tiembla como el álamo inseguro Ante las nubes que el dolor condensa, Entonces los proscriptos, los hermanos, Irán ante tu fosa, reverentes, A orar a Dios, con suplicantes manos, Para saber domar a los tiranos, O morir como mueren los valientes.
Y me brindó el racimo transparente entre los verdes pámpanos, o el frío licor que mana en la escondida fuente. Sentado al pie del álamo sombrío cerré el poema místico de Dante y abismé la mirada en el vacío.
¿Qué te valdrá, Catalina, La hermosura peregrina De ese rostro angelical, Cuando falsos amadores Se rían de tus amores Y se rían de tu mal? Cuando el álamo pomposo Levantó tan orgulloso Su cabeza, Todas las aves del valle Bajaron á celebralle Su grandeza.
que ella fue mi orgullo, Y yo la amé porque era más hermosa Que de temprana rosa El naciente capullo… Con pompa sus ramas al cielo elevaba El álamo en medio del bosque frondoso, Y arroyo entre guijos al pie deslizaba Su curso penoso.
¡Deprisa! Da veinte carreritas alrededor del álamo - mandó el hombre al animalito, el cual obedeció. Pero cuando hubo terminado sus veinte vueltas, el bramante se había enroscado otras tantas en torno al tronco, quedando el lebrato prisionero; por más tirones y sacudidas que dio, sólo lograba lastimarse el cuello con el cordel.
Estaba situada en un paraje bastante solitario, pero agradable, al pie de una boscosa colina; un arroyuelo corría cerca de ella y en uno de sus extremos crecía un gran álamo.