Ángel Fernández de los Ríos

Fernández de los Ríos, Ángel

 
(1821-80) Político y escritor español. En 1844 inició sus tareas periodísticas en El Espectador. En 1848 se sumó a la revolución y adquirió el Semanario Pintoresco Español. Autor de Las luchas políticas en la España del siglo XIX.
Ejemplos ?
Los cronistas Pedro de Répide y Ángel Fernández de los Ríos coinciden en el dato de que el año 1876, el teatrito de Capellanes pasó a llamarse Teatro de la Risa.
Sus mejores crónicas periodísticas aparecieron en La Ilustración Española, en Las Novedades de Ángel Fernández de los Ríos, El Semanario Pintoresco Español, La Ilustración Católica y Los Niños, de Madrid, y en El Mundo Ilustrado, de Barcelona.
Se denomina así en honor de la proclamación por parte del pueblo de Madrid en 1808 a Fernando VII como rey de España. Ángel Fernández de los Ríos, (1876), Guía de Madrid: manual del madrileño y del forastero, Madrid, pág.
Ante esta problemática surgen propuestas para solucionarlas, entre ellas destaca la de Ángel Fernández de los Ríos que propuso una vía de ferrocarril de circunvalación que fuera por el límite del ensanche y conectara los barrios obreros con la ciudad.
Referido por Ángel Fernández de los Ríos en su Guía de Madrid de 1876; y anotado en el A.C.N (Archivo de la Cofradía de la Novena) Légajo 1.
Se puede considerar que los primeros cronistas de la Villa de Madrid, aunque no oficiales, fueron aquellos escritores que plasmaron la historia de Madrid en sus obras, tales como Juan López de Hoyos en el siglo XVI; Gil González Dávila, Jerónimo de la Quintana y Antonio de León Pinelo en el siglo XVII; Ramón de la Cruz Cano y Olmedilla en el siglo XVIII; y Ángel Fernández de los Ríos o José Amador de los Ríos Serrano en el siglo XIX.
Ambos proyectos fueron ignorados por Carlos III. Ángel Fernández de los Ríos propuso en 1868 la creación de un gran espacio arbolado que recorrería todo el contorno de la plaza de Oriente, con el propósito de dar una mejor vista al Palacio Real.
En 1868 Ángel Fernández de los Ríos publicó El futuro Madrid, donde defendía la creación de grandes espacios verdes, como la conversión de las Vistillas en terrazas ajardinadas, la reforma de la Casa de Campo al estilo del parisino Bois de Boulogne, o la unión del Prado con el Parque del Retiro; su proyecto, casi utópico, no prosperó.
La amistad con Ángel Fernández de los Ríos le hizo ingresar en 1860 como uno de los redactores del periódico progresista Las Novedades; colaborará además en la Biblioteca Universal de libros económicos que creó su amigo editando en ella varias de sus obras.
Periódico Universal, dirigido por Ángel Fernández de los Ríos, amigo de Barbieri; aparecen en la edición del 19 de octubre de 1850 unos párrafos dedicados a esta ópera y firmados por F.B., que no es otro que el propio Francisco Asenjo Barbieri.
Según una versión de los hechos, sustentada por el escritor Ángel Fernández de los Ríos, Manuela a imagen de otras jóvenes y desde el balcón de su piso, se incorporó a la defensa del Parque de Artillería de Monteleón, situado en la posteriormente bautizada como Plaza del Dos de Mayo, liderada por los oficiales Luis Daoíz y Pedro Velarde, facilitando el suministro de pólvora y municiones a su padre que disparaba contra las tropas francesas, cuando fue alcanzada por un disparo enemigo.
A pesar de las ocasionales muestras de generosidad con los más necesitados señaladas por Comellas -y que alimentaban el amor que el pueblo llano sentía por el Deseado -, y a pesar de la forma metódica con que despachaba con su gabinete, se le achaca una falta de interés por los asuntos de Estado, que prefería abandonar en sus ministros, y que supeditaba a su codicia o interés personal: Ángel Fernández de los Ríos señala que Fernando VII tenía antes de su muerte 500 millones de reales depositados en el Banco de Londres, al tiempo que la deuda nacional había aumentado durante su reinado en 1.745.850.666 reales.